El momento de la SB1070

El momento   de la SB1070

Llegó la hora de la SB1070. La Suprema Corte de Justicia escuchará hoy los argumentos sobre si un estado está en su derecho de dictar sus propias reglas migratorias, aludiendo que eso es complementario a la labor del gobierno federal.

El gobierno de Arizona apeló ante el Alto Tribunal la decisión del Noveno Tribunal de Apelaciones, que dejó de lado las cláusulas más controvertidas de la ley, llevando el caso a esta instancia. Hay cuatro secciones de la ley en disputa que pueden resumirse en si la ley federal de inmigración tiene “preponderancia” sobre la estatal y si los estados tienen la “autoridad inherente” de arrestar a personas bajo la sola sospecha de que han violado las leyes de inmigración.

Este último aspecto abarca el tema del uso del perfil racial por parte de la autoridades policiales para determinar a la distancia quien es sospechoso y quién no lo es.

Creemos el resultado debería ratificar las decisiones anteriores contra la SB1070, tan solo por los precedentes legales anteriores como por la ilegalidad del perfil racial. Sin embargo, es muy difícil de predecir nada ante el historial de activismo conservador que está caracterizando a esta Corte Suprema.

Los jueces tienen amplias opciones ya sea en aceptar y/o rechazar partes de la ley, al igual que el alcance de su decisión sea para Arizona o también para todos los estados que tiene leyes similares. A esto se le debe sumar la inusual posibilidad de que haya un empate de 4-4 -que representaría una derrota para Arizona- ante la decisión de la jueza Elena Kagan de excluirse del caso.

Todos tienen hoy los ojos puestos en el Alto Tribunal. Las preguntas y comentarios de los jueces serán analizados una y otra vez para adivinar el veredicto que puede darse en junio. En juego está la posibilidad de que decenas de millones de latinos, indocumentados, residentes legales y nativos deban portar papeles de residencia porque serán sospechosos de violar las leyes de inmigración. El motivo de esa sospecha será el color de piel, la ropa, el acento y otros estereotipos que de hecho serán legales si se ratifica la ley de Arizona.

Esperamos que hoy sea el primer día del fin de la mala ley SB1070 y de sus derivados que pululan alrededor del país.