Regresan trenes y vías al suroeste

La Línea Expo del tren ligero, que ayer fue inaugurada por las autoridades, ha sido una prueba para la paciencia de los residentes del suroeste de Los Ángeles: la esperaron durante cincuenta años.
Regresan trenes y vías al suroeste
Cuando esté funcionando la Línea Expo será un eje principal del transporte de LA.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

La Línea Expo del tren ligero, que ayer fue inaugurada por las autoridades, ha sido una prueba para la paciencia de los residentes del suroeste de Los Ángeles: la esperaron durante cincuenta años.

La última vez que vieron un medio de transporte sobre rieles en esa zona corría el año 1953, cuando la televisión aún se veía en blanco y negro. Las vías del trolebús (Red Car Line) fueron sepultadas porque entonces toda la esperanza se puso en las carreteras, hoy las más congestionadas del país.

“Los Ángeles necesita salir del tráfico, de la adicción a los autos con choferes solitarios”, dijo este viernes el alcalde Antonio Villaraigosa, durante la apertura de una ruta que viajará del centro de Los Ángeles, a lo largo del bulevar Exposition, a la ciudad de Culver City.

Hoy sábado, a partir de las 5:00 a.m., inicia oficialmente la operación de la línea con viajes gratuitos al público. La promoción se extenderá hasta la noche del domingo.

La primera fase de la Línea Expo, de 8.6 millas, tiene diez estaciones y promete recorrerlas en 30 minutos, a una velocidad de hasta 55 millas por hora. Superar esa marca durante las horas pico en la carretera Interestatal 10 es prácticamente imposible.

Considerando la enorme carga vehicular en ese vía, el supervisor del condado Zev Yaroslavsky anticipa que los trenes de la Línea Expo podrían ser los más usados del país. “Dentro de 30 años esta línea será recordada como la que transportaba a decenas de miles de personas y también como una de las más ocupadas en todas partes, no sólo en Los Ángeles”, comentó.

Con un costo de 932 millones de dólares, la primera fase de la ruta ha logrado el sueño de acercase al oeste del condado, un importante centro de trabajo. Para el año 2015 estará listo el siguiente segmento, que terminará en el centro de la ciudad de Santa Mónica. Para entoces se espera que menos vehículos se observen en la lenta autopista interestatal 10.

“Estamos hacienda historia”, expresó el supervisor del condado Mark Ridley-Thomas. “[La Línea] representa inversión en una comunidad que desesperadamente la necesita. Traerá mejoría a esta zona”, añadió el funcionario.

Los principales símbolos de la Línea Expo, que transportará a 26,000 pasajeros cada día, son la Universidad del Sur de California (USC), el Museo de Historia Natural, el Parque de las Rosas y el Coliseo de Los Ángeles, cuatro sitios donde es posible llegar bajando en una de sus estaciones, Expo Park/USC.

“Mi hija va a la escuela justo atrás de mí”, contó la concejal Jan Perry, señalando hacia el campus de USC. “Voy a enviarle un mensaje de texto cuando terminemos este evento para decirle que la próxima vez que me pida que la lleve a casa, mejor tome el tren”, señaló.

Precísamente el alumnado de esa escuela será uno de los grupos más beneficiados con este proyecto, que no es el único en el restirador de la Agencia Metropolitana de Transporte (Metro): este año abrirá la extensión de la Línea Naranja del metrobús, que viajará de Woodland Hills a Chatsworth.

Además, iniciará la construcción de la Línea Crenshaw, que irá de la estación Crenshaw de la Línea Expo al aeropuerto de Los Ángeles (LAX); y en 2013 harán lo propio con el Tren Subterráneo Rumbo al Mar (Subway to the Sea), que viajará de la avenida Western –donde concluye la Línea Morada- al vecindario angelino de Westwood.

“Esta es la era dorada del transporte público de Los Ángeles”, celebró Yaroslavsky.

Pero Metro aún necesita afianzar fondos para no detener su plan de agrandar su red de trenes. Para lograrlo será necesario que los legisladores federales aprueben un proyecto que pide ampliar la plataforma de préstamos a los gobiernos locales o que los votantes aprueben extender la Medida R, un aumento al impuesto a las ventas que cubrió el costo de la Línea Expo.

“No podemos esperar a Washington”, indicó Villaraigosa. “Esta es nuestra oportunidad”, continuó.