El bronce de Antico ya se expone en Nueva York

Hoy se inagura “Antico- la Edad de Oro de los bronces del Renacimiento”, una muestra en la que, hasta el próximo 29 de julio, exhibe 39 de las piezas que han llegado hasta la actualidad y con las que el afamado escultor devolvió a la vida el arte clásico

Las esculturas componen, según los responsables de la Frick, tres cuartas partes de la obra existente en nuestros días del trabajo de Antico y recorren la carrera del artista a través de todos los géneros en los que trabajó.
Las esculturas componen, según los responsables de la Frick, tres cuartas partes de la obra existente en nuestros días del trabajo de Antico y recorren la carrera del artista a través de todos los géneros en los que trabajó.
Foto: EFE

Nueva York – Las singulares figuras de bronce fundido que hicieron famoso al artista renacentista italiano Pier Jacopo Alari Bonacolsi (1455-1528), conocido como Antico, entre las que destaca una exquisita pieza del dios Apolo, se exponen desde hoy en las galerías de la Colección Frick de Nueva York.

La respetada entidad museística inaugura hoy “Antico- la Edad de Oro de los bronces del Renacimiento”, una muestra en la que, hasta el próximo 29 de julio, exhibe 39 de las piezas que han llegado hasta la actualidad y con las que el afamado escultor devolvió a la vida el arte clásico.

Las esculturas componen, según los responsables de la Frick, tres cuartas partes de la obra existente en nuestros días del trabajo de Antico y recorren la carrera del artista a través de todos los géneros en los que trabajó- medallas, estatuillas, bustos a tamaño real y relieves.

Entre las piezas más destacadas está una estatuilla de bronce con la que recreó una pieza original clásica en mármol dedicada al dios Apolo y que fue encontrada en Roma en 1498 en los jardines de la casa del cardenal Giuliano della Rovere, futuro papa Julio II, según explica el museo en un comunicado.

La estatuilla data de alrededor de 1490 y en ella Antico plasmó a una escala menor, pero “con maestría y una precisión arqueológica”, subrayan los expertos de la Frick, la estatua clásica original, considerada con el tiempo un paradigma de la perfección artística.

“Su figura de bronce incluyó la restauración imaginativa de las partes perdidas (de la estatua original) y devolvió la composición antigua a su estado de perfección”, señala el museo neoyorquino.

Los expertos de la Frick aseguran que, “con su traducción desde el mármol monumental a un tamaño menor en bronce, con los ojos embellecidos con plata y parcialmente dorados, transformó el Apolo en un objeto precioso”.

Antico comenzó su carrera como una medallista y dedicó su carrera a trabajar para la familia Gonzaga, que dominaba el principado de Mantua, mientras que debe su apodo -“el antiguo”- a su gusto por el arte clásico.

La muestra se expuso ya hace unos meses en la National Gallery de Washinhton y es la primera centrada hasta ahora únicamente en las esculturas de Antico que se ha presentado jamás en Estados Unidos, por lo que supone una oportunidad única para los amantes de la escultura renacentista, subraya la Frick.