Heat, mucho para Knicks

Miami vence a neoyorquinos y pone la serie en un inalcanzable 3-0
Heat, mucho para Knicks
LeBron James, del Heat, le esconde el balón a Carmelo Anthony, de los Knicks. El duelo entre los astros fue ganado por el jugador de Miami.
Foto: AP

NUEVA YORK (AP).- LeBron James anotó 32 puntos, entre ellos ocho seguidos al comenzar el último período, y el Heat de Miami aumentó ayer su ventaja a 3-0 sobre los Knicks al vencerlos por pizarra de 87-70, y propinarle a Nueva York su 13ra derrota seguida en postemporada.

“Bron llegó y lo hizo de inmediato”, dijo Dwyane Wade. “Tuvo un increíble cuarto período”, agregó.

James marcó 17 puntos en el último cuarto para el Heat.

“Sólo tiene que seguir igual”, dijo el técnico de Miami, Erik Spoeslstra. “Tuvo algunas pérdidas de balón, algunos errores, pero nunca se desconcentró”, añadió.

Aunque LeBron James no tuvo un buen comienzo de partido después de fallar cinco de sus primeros seis tiros a la canasta, se frustró con algunas decisiones de los árbitros, acciones de sus compañeros y abucheos de los aficionados de los Knicks, al final logró su objetivo de ser la estrella y silenciar a sus rivales dentro del campo y en las gradas.

El Heat contuvo a los diezmados Knicks a ocho canastas en la segunda mitad, y el domingo buscará barrer la serie.

Dwyane Wade agregó 20 puntos para el Heat y Mario Chalmers aportó 19, apuntándose triples consecutivos en el último período cuando el Heat finalmente le dio algo de belleza a lo que había sido un partido feo.

Los tres fueron los únicos jugadores de los Heat que tuvieron dobles dígitos y como equipo lograron un 43 por ciento (29-68) de acierto en los tiros de campo, el 38 (11-29) de triples y el 82 (18-22) de personal, comparado al 32 (22-69), 20 (4-20) y 76 (22-29), respectivamente, de los Knicks, que tampoco pudieron dominar en el juego bajo los aros al quedarse con 42 rebotes, sólo dos más que el equipo de Miami (40).

Carmelo Anthony anotó 22 puntos, pero sólo logró siete encestes en 23 intentos para los Knicks, que juegan sin Amare Stoudemire, Jeremy Lin e Iman Shumpert.

Ningún equipo en la historia de la NBA ha remontado una desventaja de 3-0.

“Está difícil. Es una batalla cuesta arriba, pero la tenemos que pelear”, dijo el centro Tyson Chandler.

“Obviamente nadie quiere estar en un agujero de 3-0 en los playoffs, especialmente contra un equipo tan duro como el de Miami, pero así están las cosas y tenemos que seguir peleando”, señaló.

La estrategia del Heat fue perfecta. Jugó una gran defensa en los tres primeros cuartos que concluyeron con dos puntos a su favor (56-58), y en el cuarto los arrollaron con su juego ofensivo liderado por James.

Como se esperaba, la ausencia del ala-pivote Amare Stoudemire, lesionado de la mano izquierda, pesó como una losa para los Knicks, especialmente en la recta final del partido.

Pero sobre todo porque los Knicks no tuvieron en los hombres bajos la alternativa de juego que durante la temporada regular les permitió ganar partidos sin Stoudemire.

Las bajas de los bases Jeremy Lin y del novato Iman Shumpert también se sintieron, y al final los Knicks perdieron su decimotercer partido consecutivo en la competición de la fase final, la peor racha en la historia de la NBA.

Los neoyorquinos rompieron la marca que compartían con los Grizzlies de Memphis (2006-2009) de 12 partidos de la fase final sin ganar.

El equipo de Nueva York no ha ganado un partido de la fase final desde el 29 de abril de 2001 cuando ganaron a los Raptors de Toronto el tercero de la serie que disputaron al mejor de cinco.

Con otra memorable noche de su astro Kevin Durant, quien terminó el partido con 31 puntos, los Thunder de Oklahoma dejaron al borde de la eliminación a los aún campeones de la NBA, los Mavericks de Dallas, al derrotarlos anoche en su propia casa por pizarra de 95-79 para adelantarse en la serie por 3-0.

El cuarto partido se disputará mañana en Dallas.