Nancy Sánchez

Nancy Sánchez
Nancy Sánchez ha conseguido 15,000 dólares en donaciones para poder grabar su segundo álbum.
Foto: Steamers

De niña, Nancy Sánchez tenía un gusto preferencial por la música regional mexicana, la que escuchaba en casa y en su natal Toluca (México). De hecho, a los diez años ya era parte de dos agrupaciones de mariachi. Pero en secundaria sus gustos musicales cambiaron radicalmente. Dice que cuando escuchó a la cantante de jazz Ella Fitzgerald, “fue algo muy impactante” y fue entonces, sin dejar del todo la influencia musical de sus padres, cuando el jazz se convirtió en su inspiración, su pasión y en el motivo por el que día a día, trabaja incansablemente para dar a conocer los temas que ella misma escribe y le hace arreglos musicales. El año pasado Sánchez ganó un OC Music Award, en la categoría de Best Latin, que se realiza en el condado de Orange, donde radica.

¿Qué importancia tiene un OC Music Award?

Para cualquier músico de Orange County es una gran satisfacción por no es tan sencillo. Para mí, como cantautora, es un gran apoyo en mi carrera y siendo mexicana es un honor grande porque no hay muchos mexicanos cantando jazz y menos en ese condado.

¿Qué te hizo cambiar de la música de mariachi al jazz?

Cuando tenía 17 años, en la escuela me presentaron el jazz y entonces mis gustos cambiaron. Fue muy impactante, cuando escuché a Ella Fitzgerald, la primera cantante de jazz que conocí, me encantó y así se fue que decidí enfocarme más con el jazz.

¿Desde qué edad comenzaste a componer sus temas?

A muy temprana edad comencé a escribir mis canciones, que eran más rancheras. Pero al conocer la música jazz me di cuenta que había más libertad de expresión, y más géneros [musicales]. Me di cuenta que podía estar influenciada de jazz pero también podía hacer fusiones con el pop, ritmos latinos, blues y tener un poco de todo.

¿Sólo cantas temas en inglés?

No, de alguna manera quiero manifestar que soy una mujer bicultural. Aunque tengo más público que habla inglés. En el primer solo incluí dos canciones de mi autoría, quería aventurarme en un jazz más tradicional con temas en español, que eran más conocidos.

Cuando compones, ¿primero escribes la letra o la música?

Lo que me llega primero. Me encanta ese proceso de creatividad. Me inspiro mucho en situaciones reales, que no precisamente las experimento yo, pero creo que el hecho de ser migrante -porque llegué a este país cuando tenía tres años-, de hablar dos idiomas, te da diferentes experiencias.

¿Y viene un segundo disco?

Sí, ya estamos trabajando en él y será gracias a la voluntad de la gente. Participé en un programa en internet, en donde participan varios artistas con proyectos artísticos y la gente hace sus donativos a quién desea. Logramos recaudar 15 mil dólares y estamos muy felices, porque ahora le podré pagar a los productores y a los músicos. Porque en el primero, el costo lo hemos asumido yo y mis productores.

¿Cuál es tu mayor deseo?

Escribir canciones que se lleguen a ser populares y llevar mi música por diferentes partes. Pero ahora mi mayor deseo es terminar de grabar mi último CD.