¿El legado de Coca Cola?

El libro Inside Coca-Cola: A CEO’s Life Story of Building the World’s Most Popular Brand (Dentro de Coca-Cola: biografía de un director ejecutivo del desarrollo de la marca más popular del mundo), escrito por Neville Isdell con David Beasle se lee rápidamente. El libro plantea algunas ideas sobre la dirección de una corporación multinacional y cómo Coca-Cola aumentó su participación en el mercado en países como Sudáfrica, Filipinas, Alemania y otros países. En última instancia se convirtió en una de las marcas más dominantes y reconocidas en el mundo.

Pero el libro omite mencionar cómo las corporaciones multinacionales como Coca-Cola en realidad tienen un impacto negativo en la disponibilidad de recursos naturales, especialmente el agua potable, en países en desarrollo, y cómo se han violado los derechos humanos en países como Colombia.

Coca-Cola tiene una historia formidable y un increíble reconocimiento de su nombre, sin importar el país o el idioma. Gracias a que muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a tomar una con las comidas, se ha convertido en parte de nuestras vidas cotidianas. Y puede llegar a ser adictiva. La mayoría de los consumidores no se dan cuenta de que el marketing de Coca-Cola es tan eficaz que hemos dejado de prestar atención a las violaciones ambientales y de derechos humanos de las personas pobres en los países en desarrollo.

El trabajo de Isdell es promover la Coca-Cola presentando los aspectos positivos, ya que ha ganado mucho dinero en la corporación. Le gusta hacer énfasis en que comenzó su carrera en Coca-Cola como conductor de camiones, donde observó y aprendió de empleados de Coca-Cola con experiencia. Por ejemplo, describió a un empleado en particular “Cork condujo el camión durante tres días, inspeccionando las tiendas locales. Era un juego. Los clientes hacían comentarios a Hutch sobre Cork, y Cork recibía información de los clientes y del mercado”. Isdell se convirtió en un experto en relaciones humanas y en desarrollar sólidas amistades en todos los niveles.

Isdell aprendió que necesitaba tener un contacto directo con la comunidad y que la meta clave de Coca-Cola era satisfacer a los clientes, lograr buenas utilidades para los accionistas y mantener contentos a los miembros del directorio.

Describió su ascenso en Coca-Cola y cómo le dieron la oportunidad de dirigir Coca-Cola en Filipinas. Se siente orgulloso de que Coca-Cola se convirtiera en la bebida número uno en Filipinas bajo su dirección.

Sin embargo, Isdell tiende a idealizar y hacer que Coca-Cola parezca una gran corporación que se preocupa por los países en desarrollo y sus habitantes. Menciona brevemente cómo ciertos escándalos fueron solucionados legalmente, pero evita a propósito profundizar en eso.

Por ejemplo, Deval Patrick, que actualmente es gobernador de Massassachusetts, señaló que hubo cierta discriminación en Coca-Cola, debido a que no se promovía a las minorías. Se llegó a un acuerdo en una demanda legal y los detalles siguen siendo confidenciales.

Además, Isdell olvida mencionar cómo Coca-Cola ha instalado plantas industriales en ciertos países que utilizan agua potable, ya que prefieren usarla para producir Coca-Cola. Esto es controvertido en la India y varios activistas han sido asesinados por denunciar el uso excesivo y monopólico de agua potable para producir Coca-Cola.

Isdell tuvo que admitir en el libro que se llegó a un acuerdo por una demanda judicial en la que se acusaba a Coca-Cola de apoyar y financiar escuadrones de la muerte en Colombia, que asesinaron a activistas de protección del medio ambiente. Es además uno de los motivos por los que el ahora gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, renunció a Coca-Cola.

Otro punto es que Isdell no menciona que el consumo excesivo de Coca-Cola puede provocar diabetes y otros problemas de salud. En realidad es básicamente una bebida llena de azúcar y un estudio reciente realizado por el Centro para la Ciencia en favor del Interés Público señaló que los aditivos del colorante caramelo han contribuido a provocar cáncer en ratones de laboratorio.

Al libro le faltan detalles sobre temas conflictivos relacionados con la disponibilidad y el uso del agua. Isdell lo utilizó como una herramienta promocional de sí mismo y para engrandecer su papel en Coca-Cola, y por lo tanto debemos ser consumidores con conciencia social.

El libro nos ofrece la oportunidad de cuestionar cómo las corporaciones multinacionales afectan negativamente el ambiente y los recursos naturales de los países en desarrollo y cómo los derechos humanos y los derechos laborales muchas veces son ignorados en los países pobres en desarrollo. La mayoría de los consumidores no son conscientes de lo que realmente sucede en las corporaciones multinacionales en relación con los derechos ambientales, los derechos humanos y los derechos laborales.

Algunos países en desarrollo están tan desesperados por obtener inversiones extranjeras que sus gobiernos están dispuestos a hacer la vista gorda a los abusos en cuanto a derechos ambientales, laborales y humanos. Muchas veces son cómplices, ya que también obtienen ganancias gracias a las alianzas comerciales.

Coca-Cola no debería buscar enormes ganancias a costa de dañar la salud de las personas e ignorar sus derechos humanos y ambientales.

La próxima vez que tomemos una Coca-Cola o veamos un comercial, recordemos a las personas que murieron debido a la avaricia corporativa que no valora ni protege la vida humana en los países en desarrollo.