Sin gobierno ‘de salvación’

El país sigue al borde de nuevas elecciones tras fracasar negociaciones gubernamentales

Sin gobierno ‘de salvación’
Evangelos Venizelos, líder socialista de los griegos.
Foto: AP

ATENAS, Grecia.- La negativa de la formación izquierdista Syriza a formar Gobierno en Grecia junto a los socialdemócratas y los conservadores ha hecho fracasar la última tentativa de los partidos para formar un Ejecutivo tras las elecciones del domingo y evitar la convocatoria de nuevos comicios.

El jefe de Syriza, Alexis Tsipras, argumentó tras su reunión con Evangelos Venizelos, líder del socialdemócrata Pasok, que el compromiso de austeridad pactado por los dos grandes partidos griegos con la Unión Europea es el gran escollo para formar parte de ese Ejecutivo.

“El memorándum (con la UE) no lo ha rechazado Syriza, sino el pueblo griego (…) y nadie tiene derecho a aplicarlo, bajo ninguna forma de Gobierno”, declaró Tsipras, en relación a la caída de votos que registraron el Pasok y los conservadores Nueva Democracia, en contraste con la subida de las fuerzas que se oponen a los recortes.

Por su parte, Venizelos advirtió a Tsipras que su creciente popularidad -el suyo fue el segundo partido más votado el domingo- ha de ir acompañada de más responsabilidad y no de más arrogancia.

Además, le echó en cara que esté especulando con la convocatoria de nuevas elecciones, unos comicios en los que, según los sondeos, Syriza sería esta vez el ganador, con el 20.2 por ciento.

El exministro de Finanzas explicó que de sus encuentros del jueves con Nueva Democracia y Dimar (centro-izquierda) había surgido un acuerdo para formar un Gobierno que “en dos años podría liberar al país del memorándum”.

Los 19 escaños de Dimar bastarían para que un tripartito con Nueva Democracia y Pasok tuvieran la mayoría absoluta, pero ese partido ha dejado claro que sólo se coaligará con las formaciones partidarias de las impopulares medidas de ahorro si también forma parte de ella Syriza.

“Es obvio que Syriza no está dispuesto a participar en un gobierno de salvación nacional. Y nosotros no participaremos en un Gobierno sólo con Pasok y con Nueva Democracia”, afirmó ayer Fotis Kuvelis, líder de Dimar.

“Ahora es necesario que salvemos al país, no del populismo del Pasok sino del de Syriza, que es aún más peligroso”, criticó el líder del partido conservador Nueva Democracia, Antonis Samarás, quien aseguró que Tsipras no tiene programa de Gobierno.

Venizelos devolverá hoy el mandato de formar Gobierno al presidente de la República, Karolos Papulias, de quien se espera que el lunes convoque a los líderes de todos las fuerzas parlamentarias y les inste a formar un Ejecutivo de unidad nacional.

“Espero que todos serán más responsables durante las reuniones presididas por el presidente de la República”, pidió Venizelos.

Esta cuestión también es problemática, ya que la norma obliga a Papulias a invitar también al partido neonazi Amanecer Dorado (21 escaños), con el que varios líderes han anunciado ya no estar dispuesto a sentarse.

Si esta iniciativa también fracasa, Grecia deberá repetir las elecciones, probablemente el 10 ó el 17 de junio.

Mientras tanto, el primer ministro interino, Lukás Papadimos, y el presidente Papulias se reunieron ayer para tratar cuestiones “de máxima urgencia”.

Según los medios griegos, el Ministerio de Finanzas ha preguntado al aún primer ministro si deben pagarse o no 430 millones de euros en bonos que vencen el próximo 15 de mayo y que no entraron en la reestructuración de deuda que tuvo lugar los pasados meses.

Ante toda esta incertidumbre, el índice Athex, el principal de la Bolsa de Atenas, perdió todo el terreno que había recuperado el jueves, cuando parecía posible la formación de un Gobierno, y cerró con pérdidas del 4.52%.