Buscan aún a agente abatido

Autoridades creen que Stephen Ivens tiene intenciones de suicidarse

Agentes del orden público rastreaban ayer en terreno escabroso de montaña en el segundo día de la búsqueda de un agente del FBI desaparecido que según se dijo se sentía abatido y posiblemente tenía intenciones suicidas.

Unos 100 agentes del FBI, 40 rescatistas del departamento del Sheriff y una docena de agentes de la policía local participaban en la búsqueda del agente especial Stephen Ivens, radicado en Los Ángeles. Lo describieron como un entusiasta excursionista y corredor.

El agente especial del FBI, Steve Gómez, dijo que los perros habían seguido el rastro de Ivens hacia las Montañas Verdugo, al este de Burbank, pero los investigadores se han diseminado por todo el Condado de Los Ángeles.

Ivens, 35, fue visto por último por familiares la noche del jueves, informaron autoridades. Abandonó su casa en Burbank en la mañana siguiente a pie y no fue visto desde entonces, dijeron agentes del FBI en una conferencia de prensa. Su esposa denunció la desaparición el viernes a las 7:30 a.m.

Ivens estaba muy angustiado y las autoridades temen que se haya causado daño, según KABC-TV. Los funcionarios no dijeron la causa de la angustia de Ivens.

Al buscar en su casa no se encontró su arma y la policía cree que puede haberla llevado con él.

Ivens fue descrito por sus colegas del FBI como alguien querido por todos. Es un agente dedicado a su trabajo, sin antecedentes de medidas disciplinarias en el trabajo, según Laura Eimiller, portavoz del FBI.

Casado y con un hijo de un año, ha trabajado para el FBI en los últimos tres años en el área de seguridad nacional. Antes trabajó como agente de policía de Los Ángeles durante ocho años.

El agente Gómez dijo a los periodistas que no se sospecha que se trate de un acto criminal y que no se cree que Ivens represente una amenaza para otras personas.

Alrededor de la web