Dominicanos con un pie aquí y el otro allá

Quisqueyanos de la Gran Manzana siguen con interés la campaña presidencial
Dominicanos con un pie aquí y el otro allá
En medio de los afiches llamando a los conciertos del mes, los políticos se hacen su espacio en Washington Heights, uno de los vecindarios de mayoría dominicana.
Foto: Gerardo Romo y José Acosta / EDLP

Nueva York.- Los dominicanos llevan el merengue en los pies, el plátano en el paladar, el béisbol en el cuerpo y la política en la sangre.

Por eso mantienen un interés tan ferviente como fanático en la política de Quisqueya en Nueva York, aunque tengan décadas residiendo fuera de la isla.

Luis Cuello, de 58 años, quien se identifica como un perredeísta hasta la taza, asegura que su interés por la política lo heredó de su padre, Menso Cuello, quien cuando Antonio Guzmán (1911-1982) ganó la presidencia en 1978, pintó un caballo de blanco, símbolo del PRD, para celebrar el triunfo.

“El pobre caballo, que era de color miel, con la pintura blanca hasta botó el cuero, pero esa locura de mi papá por la política se me pegó y la llevo en la sangre, al punto de que no hay un sólo día que no busque información en los periódicos o llame a un familiar en Santo Domingo, para mantenerme al día”, dijo Cuello, quien reveló que votará por Hipólito Mejía. “Yo pinté de blanco postes y aceras en la isla y aquí he repartido propaganda del PRD, no por dinero sino porque me gusta”, señaló.

Para Cuello, quien lleva 23 años viviendo en el Alto Manhattan, el tema más importante para la comunidad dominicana en Nueva York es el empleo.

“Por falta de empleo, veo que mucha gente se ha quedado en la calle porque no puede pagar el alquiler, y creo que como comunidad debemos luchar por crear más fuentes de trabajo para no tener que irnos de aquí”, dijo Cuello.

Aunque Miladys Santiago lleva 35 años viviendo en Nueva York, asegura que cuando ve una manifestación política en la avenida St. Nicholas de Manhattan, le cosquillean las manos, ansiosa por agarrar una bandera de su partido, el PLD, y salir a las calles a banderear, como lo hacía en su natal La Vega.

“No hay día que yo no busque información sobre las elecciones de mi país a través de internet, en los periódicos, la televisión y llamando a mi familia”, dijo Santiago. “Yo voy a votar por Danilo y Margarita porque soy seguidora de Leonel, que es un presidente progresista y ha convertido a Santo Domingo en un Nueva York chiquito, con sistemas de trenes y grandes plazas y avenidas”, señaló.

Santiago cree que el tema más importante para su comunidad en Nueva York es la educación, “porque es la puerta del progreso”.

Para Amir Santiago, de 48 años, seguidor del Partido del Gallo Colorao, el Reformista Social Cristiano, la política es “mi plato fuerte”.

“Yo mantengo mis ojos puesto en la política dominicana, aunque tengo 26 años viviendo en Nueva York, porque la mayoría de mi familia vive allá y me interesa que estén bien ellos y todos los dominicanos”, dijo Santiago. “Yo voy a votar por el PRSC, que va aliado al PLD”, señaló.

Santiago dijo que la comunidad dominicana necesita más unión para alcanzar más poder político, y dijo que ya es tiempo de que esta comunidad lleve a uno de los suyos al Congreso de los Estados Unidos.

El analista político Néstor Montilla, presidente del National Dominican American Council, dijo que el interés por la política dominicana que mantienen los dominicanos se debe, en parte, a que no se han dejado asimilar por esta nación, como ha ocurrido con otros inmigrantes, y residen dentro de una misma comunidad donde conservan una cultura y un modo de vida que los mantienen conectados a la isla.

“Además el gobierno dominicano siempre ha procurado captar la atención de los dominicanos. Cuando hay elecciones hay una presencia bien notoria de los líderes quisqueyanos, que vienen a buscar dinero a los barrios donde viven los dominicanos”, dijo Montilla.