No tienen restricciones

Calle 13 muestra su indignación social, musical y política en un concierto energético en el Nokia Theatre de Los Ángeles
No tienen restricciones
Calle 13 cerró el programa musical de la segunda feria en español, LéaLA.
Foto: René Miranda

Calle 13 no se muerde la lengua con lo que dice, ni en la lírica de sus temas y mucho menos en sus conciertos.

Lo mismo defendió la lectura y el idioma en español, que mandó por la borda el inglés. Exhortó a no ver la televisión, sobre todo los programas de farándula, como condenó a la radio por no programar su música.

El concierto del domingo por la noche en el Teatro Nokia, fue el escenario en donde, además de la excelente ejecución musical, el discurso político-social le dio un cierto poder de efusividad al público, en su mayoría joven, que hizo “explotar” el recinto.

“Estamos aquí defendiendo la lectura en español”, expresó René Pérez, apodado “Residente”. “Es muy importante hablar en español; hablar dos idiomas nos hace más inteligentes y va a ser más difícil que nos quiten nuestro trabajo”.

La presentación de Calle 13 con su tour Entren los que quieran formó parte de la clausura musical de la segunda feria del libro en español LéaLA, que desde el viernes y hasta el domingo pasados, se llevó a cabo en el Centro de Convenciones de la ciudad.

Bajo esta platanforma, en el Teatro Nokia también se presentaron Gloria Trevi y Los Tigres del Norte.

Calle 13 compartió escenario con el dueto argentino, Illya Kuryaki and the Valderramas, quienes fueron los primeros en salir a escena.

Las palabras de Residente, en combinación con las habilidades musicales de su hermanastro, el multi-instrumentista Eduardo Cabra, “Visitante”, y los coros de la hermana de ambos, Ileana Cabra, conocida como “PG-13”, dieron poder a una audiencia, en su mayoría, joven, que bailó, cantó, saltó y protestó por las injusticias, la corrupción y la violencia.

El dueto puertorriqueño “encendió” la noche, al arrancar con temas como Digo lo que pienso,

No hay nadie como tú y Vamo’A portarnos mal.

“La crítica es buena, pero primero hay que informarse bien”, expresó Residente. “Esto es para toda la farándula: no sirve, no vean eso, necesitamos mejor televisión”. Y entonces soltó Ven y critícame.

Además del buen discurso, Calle 13 ha demostrado esa congruencia con su música que incluye elementos de jazz, salsa, tango, electrónica, hip hop y que aunque Residente se ha resistido a etiquetar su estilo, lo han clasificado en el género urbano.

Acompañados de una banda de músicos, Visitante, sin embargo, se ha caracterizado por la variedad de instrumentos que utiliza, tal como el theremín (eterófono), que utiliza para dar esos sonidos electrónicos que también incluyen sus temas.

Durante hora y media de concierto, la audiencia disfrutó y bailó y apoyó las repetidas consignas que Residente lanzaba antes de cada pieza.

Se lamentó de que su música -con la que ha ganado dos premios Grammy y diez Latin Grammy- “no la suenen en la ca… radio”, que la educación no sea gratis, que en países tan generosos, como Guatemala -en donde asesinaron al poeta y cantautor Facundo Cabral, y en México donde miles han muerto por el problema del narcotráfico-, haya tantos muertos. Luego hizo una invitación a todos a estudiar y combatir la ignorancia. Entonces entonó La bala.

Aunque en las promociones Residente y Visitante forman el dueto, en escenario se podría decir que es un trío. El talento de PG-13, es digno de destacar y lo resaltó al cantar parte de la pieza Me voy pal norte, un homenaje a la emigración.

Calle 13 presentó el mejor concierto de los ofrecidos durante LéaLA, aunque el teatro no estaba lleno, un hecho que predominó también en los otros dos shows.

Por lo que respecta a Illya Kuryaki and The Valderrama, este dueto formado por Dante Spinetta, hijo del músico Luis Alberto Spinetta, considerado uno de los padres del rock argentino, y Emmanuel Horvilleur, mostró su gran talento con temas como Abarájame, Jugo y uno de sus más conocidos,Coolo.