Necesitados, más afectados

Discapacitados, pobres y reos sentirán más los recortes
Necesitados, más afectados
Cindy Soto es una de las personas que podrían perder servicios básicos y ella necesita que la ayuden para hacer todo.
Foto: Ciro César / La Opinión

La Oficina del Director Ejecutivo del Condado de Los Ángeles, Bill Fujioka, informó que el presupuesto actualizado del gobernador Jerry Brown afectaría a las familias que reciben asistencia pública y posiblemente a los hospitales públicos y privados.

En un análisis publicado ayer, esta oficina advierte que unas 177,700 familias, que incluye a 342,600 menores de edad, podrían perder los beneficios de CalWorks (asistencia en efectivo o welfare).

Además, más de 180,000 personas con discapacidades físicas y mentales podrían ver reducción o eliminación de servicios en casa (In Home Supportive Service, IHSS).

Cindy Soto es una de las personas que podrían perder servicios básicos que recibe en su hogar con el programa conocido como IHSS. Ella necesita que la ayuden a comer, a ir al baño, a vestirse y hasta necesita que la acuesten en la cama. Pero aunque tiene todas esas limitantes, ella tiene un trabajo a medio tiempo; es voluntaria en la biblioteca de su zona y MTA.

“Aunque muchas cosas no funcionan con mi cuerpo, mi mente sí funciona. Yo puedo hablar, puedo pensar y puedo contribuir a la sociedad… yo no puedo perder ni un minuto adicional de cuidado en la casa porque para mí sería devastador”, dijo Soto.

Ella señala que uno de los motivos por los cuales es voluntaria por muchas horas durante la semana es para no estar sola y para no necesitar IHSS.

“Los asilos son muy costosos. Cuestan en promedio de 3 a 5 veces más que la ayuda que recibo en mi casa, y si me tengo que ir a un asilo me voy a deprimir y no voy a poder contribuir en mi comunidad”, agregó Soto.

Para Astrid Campos, organizadora de la institución sin fines de lucro California Partnership, los recortes a los programas sociales, principalmente a CalWork, empujaría a muchas familias a la indigencia.

“Las familias reciben entre 300 a 690 dólares al mes para cubrir gastos básicos como la renta. En junio del 2011, cuando recortaron el tiempo que una familia puede recibir asistencia de 5 a 4 años, vimos un incremento de familias que pedían albergue público. Ahora, con estos recortes de 4 a 2 dos años de tiempo, el efecto sería enorme”, dijo Campos.

Pero para las autoridades, uno de los problemas mayores que les preocupa es la administración de reos que estaba antes bajo la responsabilidad del gobierno estatal y que ahora recae en el Departamento del Sheriff.

“El impacto más grande del presupuesto estatal en el Condado de Los Ángeles continúa siendo el cambio de la responsabilidad de seguridad pública y salud del Estado a los condados, lo cual formaba parte del presupuesto del año pasado”, declaró Fujioka.”Cómo están financiados estos programas en este presupuesto y en futuros sigue siendo un problema grande sin resolver para nuestro condado”.

Otros servicios que presta el condado que serían afectados, pero que aún se desconoce el impacto son: los hospitales públicos y privados sufrirían una reducción en el pago de servicios; el programa de cuidado de crianza; ya no se llevaría a cabo la expansión de la cobertura médica para familias pobres que califican para Medi-Cal; y, se disminuiría la asistencia del programa de medicamentos para personas con SIDA.

Campos acotó que la mejor forma de evitar estos recortes es que las personas llamen a sus representantes en Sacramento y que les exijan que no hagan los recortes y que busquen formas de generar ingresos.