Piden banca responsable

Si quieren hacer negocios con LA, deberán mostrar su historial de servicio en las comunidades.

Piden banca responsable
El concejal Richard Alarcón dijo que habrá más escrutinio al seleccionar a bancos que quieran hacer negocios con LA.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Legisladores de Los Ángeles y Nueva York, las dos ciudades más importantes del país, aprobaron ayer, casi de manera simultánea, normas que exigen a las instituciones financieras que pretendan hacer negocios con ambos municipios, mostrar su historial de servicio en las comunidades.

Aquí, la Ordenanza de Banca Responsable pide a los bancos una declaración de sus inversiones sociales, como préstamos a pequeñas empresas, asistencia a propietarios de casa, ayuda a grupos minoritarios y su participación en programas caritativos.

No serán forzados, pero si su intención es obtener contratos con el Ayuntamiento, deberán publicar toda esta información cada año. Cualquier persona podrá revisar estos reportes.

En debate desde hace tres años, la ley tomó relevancia por el movimiento de los indignados de Wall treet, que ha pedido prácticas responsables a dichas instituciones, acusadas de provocar la recesión.

“Proveeremos más escrutinio en el proceso de seleccionar a los bancos que quieran hacer negocios con la ciudad”, expresó el concejal Richard Alarcón, promotor de la norma.

“No queremos ser reguladores, pero si quieren hacer dinero con el dinero de la gente de Los Ángeles nos deben mostrar sus inversiones en la comunidad”, continuó.

Con un voto unánime, los concejales angelinos aprobaron la ordenanza ayer al mediodía. Minutos después, lo hicieron igual sus colegas en Nueva York.

Ambas leyes se basan en otra ley aprobada hace 20 años en Cleveland, Ohio, la cual ha obtenido 9 mil millones de dólares adicionales en inversiones en los vecindarios de aquella ciudad.

Otros municipios que discuten ordenanzas similares son Seattle, Berkeley, Boston, Portland, San Francisco y Kansas City.

A nombre de las instituciones financieras, la Asociación de Banqueros de California respaldó el objetivo fundamental de la ordenanza: que el municipio elija hacer negocios sólo con socios responsables.

“Los bancos de California han trabajado en estrecha colaboración con el Ayuntamiento desde hace varios meses para garantizar que la ciudad tenga la información que necesita, sin crear cargas administrativas innecesarias para los bancos y la ciudad”, dijo Leland Chan, asesor general del grupo.

“Las autoridades han respondido y esperamos con interés trabajar con el municipio para continuar prestando valiosos servicios bancarios de manera responsable”, comentó.

A decir del concejal Eric Garcetti, con estas medidas se sacarán las “manzanas podridas” de la ciudad. “Los Ángeles no debería hacer negocio con instituciones que son malos actores. Es un asunto de sentido común y decencia”, comentó.

Miguel Santa, jefe de la Oficina Administrativa de la ciudad (CAO), comentó que con esta ordenanza se protegerá a los contribuyentes, ya que pide a la banca prácticas más transparentes. “Les pide que cuiden a sus clientes”, mencionó.

Antes de la discusión, un centenar de simpatizantes de Occupy LA y de distintas organizaciones se manifestaron afuera del edificio de la Alcaldía, para mostrar su respaldo a la ordenanza.

“Queremos en esta ciudad una banca responsable”, dijo Margarito Martínez, párroco de la iglesia de Nuestra Señora de Talpa. “Eso significa justicia para los ricos y los pobres”, agregó.

“La comunidad es la que sostiene a los bancos, el dinero que ellos tienen es el de la comunidad y por eso deben ser responsables”, continuó Martínez.