RECLAMO EN FIRME DE LA UE

BRUSELAS, Bélgica (EFE).- La Unión Europea (UE) acordó ayer esperar hasta el último momento para decidir sobre un posible boicot político a los partidos de la Eurocopa de futbol que se disputen en Ucrania en respuesta al caso de la ex primera ministra Yulia Timoshenko, pero ha descartado un boicot deportivo a la cita.

“No se contempla un boicot deportivo, en cualquier caso los equipos estarán allí”, explicó en una rueda de prensa el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Fuentes confirmaron que, por ahora, la UE nunca se ha planteado retirar a las selecciones nacionales de la próxima Eurocopa. En este punto, las posturas han sido “diversas”, por tanto lo que “se ha decidido es esperar al último momento para adoptar una posición común”.

Según el ministro español, entre las opciones que están sobre la mesa figura la de no enviar ninguna autoridad política a los partidos y la de sí hacerlo, pero con una “advertencia previa de que eso no supone convalidar una conducta que consideramos contraria al estado de derecho”.