Clippers van en picada

Espuelas de San Antonio toman ventaja de 2-0 en la serie

Clippers van en picada
Blake Griffin (32) es bloqueado por Matt Bonner durante el primer cuarto del juego 2 de la semifinal de la Conferencia Oeste.
Foto: AP

SAN ANTONIO (AP).- En el día que cumplió 30 años, Tony Parker anotó 22 puntos para guiar a las Espuelas de San Antonio a una victoria de 105-88 sobre los Clippers de Los Ángeles en el segundo juego de la serie semifinal de la Conferencia Oeste que se efectuó en el Alamo Dome.

El equipo texano contó con la aportación de Tim Duncan, quien encestó 18 puntos para que de esta manera el cuadro que dirige Gregg Popovich alargara su racha a 16 partidos sin perder.

Chris Paul, quien tuvo un muy mal juego para los Clippers en la apertura de la serie, anotó ayer solamente 10 puntos.

La semifinal se trasladará al Staples Center de Los Ángeles en donde el cuadro de los Clippers requiere sumar un triunfo de manera desesperada para borrar el fantasma de ser barridos en cuatro juegos.

El mejor jugador de los Clippers en el juego de ayer fue Blake Griffin, quien anotó 20 puntos.

Griffin hizo todo lo posible para estar en la duela, a pesar de sufrir dolor en la rodilla.

El tercer juego de la serie se efectuará mañana por la noche en el Staples Center.

En Indianápolis, Roy Hibbert tuvo 19 puntos y 18 rebotes, George Hill anotó 20 y Danny Granger 17 para los Pacers de Indiana, que con su mayor equilibrio, solidez y coordinación apabullaron ayer al Heat 94-75 en el tercer juego de las semifinales de la Conferencia Este.

Desdeñados durante la temporada regular y con escasas posibilidades, según los análisis previos, de causar dificultades a los campeones vigentes del Este, los Pacers tomaron ventaja de 2-1 en la serie al mejor de siete.

El cuarto juego será el domingo en la ruidosa Bankers Life Fieldhouse.

LeBron James anotó 22 (16 en la primera mitad antes de cansarse) y Mario Chalmers agregó 25 para Miami.

Pero Dwyane Wade anotó apenas 5 al encestar dos de 13 lanzamientos para el Heat, que echan de menos a su alero lesionado Chris Bosh, quien probablemente no regresará en esta serie.

Indiana superó a Miami 51-32 en el segundo medio, cuando los Pacers no hicieron nada mal.

Consiguieron grandes disparos, desafiaron todo lo que el Heat puso en el aire y no desistieron ante un equipo de Miami que parecía listo para tener un camino tranquilo a la final de la NBA luego de que el primer preclasificado, Chicago, perdiera a Derrick Rose y fuera eliminado en la primera ronda.

Sin embargo, los Pacers tienen otros planes.

En el segundo tiempo, el alero de Indiana, David West, tiró a James al suelo en la línea, y Granger después encaró al superastro luego de hacerle una falta en un rompimiento rápido.

Después de ganar el segundo partido en Florida por tres puntos, los Pacers querían demostrar que no había sido una casualidad. Créanlo.

Son dos victorias al desequilibrar el poder en el Este.

Con su equipo abajo 20 puntos en los minutos finales, el entrenador del Heat, Erik Spoelstra, ondeó la bandera blanca y sacó de la cancha primero a Wade, luego a James, que rápidamente se quitó la banda de la cabeza y el protector bucal que tiene inscrito el número XVI -el número de victorias que necesita Miami para llegar al campeonato.

Cuando sonó el timbrazo del final del partido, el tres veces Jugador más Valioso salió rápidamente de la cancha.

Indiana puso distancia al arrancar el tercer período con una racha de 17-3, con un ataque de adentro hacia afuera que desconcertó al Heat.

Impulsados por una multitud uniformada con camisetas doradas y coreando “Beat the Heat” (Vencer al Heat) cada oportunidad que podían, los Pacers llevaron su ventaja a 69-55 al final del tercer período y aguantaron un breve embate del Heat en el último período.