G8 busca apoyo privado

Pretenden así resolver seguridad alimentaria y lucha contra la pobreza

G8 busca apoyo privado
Barack Obama besaba en la mejilla a la canciller alemana Ángela Merkel, al arribar a la cumbre del G8.
Foto: AP

WASHINGTON, D. C. (EFE).— Los países del G8 que se reunieron a partir de ayer en Camp David (EEUU) intentarán mantener los avances en seguridad alimentaria y lucha contra la pobreza en África con el apoyo del sector privado en un contexto de crisis.

Según indicó en una teleconferencia el responsable de la agencia de cooperación estadounidense (USAID), Raj Shah, “es necesario un compromiso del sector privado para que invierta y contribuya a la mejora de la productividad agrícola” en regiones como África.

Shah recordó que la cumbre de las potencias industrializadas en la L’Aquila (Italia) supuso “un momento extraordinario”, gracias al compromiso de las naciones ricas de destinar unos 22,000 millones de dólares al desarrollo agrícola y evitar el impacto de la volatilidad de los precios de los alimentos en los más pobres.

El G8 se comprometerá a mantener este compromiso e intentará revisar cómo adaptarlo mejor a las necesidades de cada país con la llamada “Nueva alianza en seguridad alimentaria y nutrición”, que pretende sacar a 50 millones de personas de la pobreza en los próximos 10 años.

2007 y 2008 fueron especialmente graves para la estabilidad de países en desarrollo por el aumento de los precios de alimentos básicos.

No obstante, Estados Unidos espera que en este contexto de crisis económica las empresas privadas tomen la iniciativa, en coordinación con gobiernos e instituciones, para invertir algo más de 3.000 millones de dólares en el sector agrícola.

Shah recordó que la participación de empresas llevará a países en desarrollo trabajadores cualificados, científicos y material, que serán claves para aumentar la productividad agrícola y fomentar el desarrollo de pequeñas empresas alrededor del sector primario.

Los responsables de USAID también recordaron que la región africana y otros países en desarrollo están experimentando un crecimiento más estable y una mejora del comercio, con lo que, pese a que se mantiene el compromiso suscrito en la cumbre de Italia, es necesario avanzar en otro tipo de colaboraciones.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ofrecería ayer un discurso al que asistirían mandatarios africanos previo al comienzo de la cumbre del G8 en el que se revisarían los progresos y expondrían las líneas del futuro en lo relativo a seguridad alimentaria, nutrición y desarrollo.

La crisis de la deuda en Europa, el programa nuclear en Irán y la situación en Siria serán algunos de los grandes temas protagonistas de la Cumbre del G8 que se inauguró ayer en Camp David (EEUU).

Obama recibiría en la residencia de descanso presidencial, en las montañas Catoctin de Maryland, a los dirigentes de las siete economías más desarrolladas y Rusia para abordar, sobre todo, la “delicada” situación europea.