Terminó sus estudios pero no puede ejercer

Seria ridículo y cruel que no se le diera licencia para ejercer como abogado a estudiante indocumentado

SACRAMENTO.- “¡Es ridículo y cruel que se castigue a un estudiante como Sergio García que vino a los Estados Unidos a los 17 meses de nacido y quien después de vencer tantos obstáculos no se le permite ejercer como abogado!”, argumenta contundente Mark Silverman, abogado en migración del Centro de Recursos Legales para los Inmigrantes con sede en San Francisco.

Pero el veterano activista sostiene que existen muchas posibilidades de que el caso de García, que ha sido llevado a la Corte Suprema de California por la Barra de Abogados de California, para que determine si se le puede dar una licencia para practicar el derecho, aún siendo indocumentado, se resuelva a favor.

“Principalmente porque la asociación de abogados que da las licencias para ejercer como litigante es un grupo privado que no pertenece al gobierno de California ni al gobierno federal”, razona.

Es posible, amplía, que sí le autorizan la licencia no pueda trabajar para el gobierno o un empleo establecido pero sí puede hacerlo de manera independiente como socio de una empresa como trabajan muchos abogados, o como lo hace cualquier comerciante.

“La otra razón por la que se le debe autorizar trabajar como abogado es que necesitamos jóvenes profesionales latinos bilingües en California, y va en contra del interés público excluir a estos graduados de Derecho por su estatus migratorio”, asevera.

Esta semana la Corte Suprema de California anunció que tomó en sus manos el caso de sí se debe dar o no licencia para ejercer como abogado a Sergio C. García, un inmigrante indocumentado de 35 años que fue traído de México por sus padres a California al año y medio de nacido y quien se graduó de leyes en la Escuela de Derecho del Norte de California con sede en Chico, a 82 millas de Sacramento.

García pasó los exámenes de la Barra de Abogados de California en 2009, requisito necesario para practicar el Derecho en el estado. Las partes interesadas tienen hasta el 18 de junio para presentar documentos a favor o en contra. Una vez que la Corte analice esta información iniciará en San Francisco los argumentos orales. El abogado de García, Jerome Fishkin estima que habrá una decisión para finales de año.

“Es una verguenza que los graduados de Derecho que pasan el examen de la Barra no puedan ejercer por lo que un fallo a favor abriría las puertas para el autoempleo a los muchos estudiantes que ya asisten a las escuelas de Derecho de las universidades bajo la ley AB540 que les permite a los jóvenes indocumentados graduados de secundarias de California, pagar las mismas colegiaturas que los residentes legales del estado”, opinó Leticia Saucedo, experta en leyes de migración y empleo, y directora de la Clínica de Educación Legal de la Universidad de California en Davis.

“Abriría también las esperanzas para que los estudiantes indocumentados de las secundarias pudieran aspirar a ir a la Escuela de Derecho”, agregó.

Sí la Corte Suprema de California autoriza a García a ejercer el Derecho, estaría muy feliz. “Sería algo excepcional porque nunca antes habíamos tenido un caso como éste en el estado”, comentó entusiasmada.

La Barra de Abogados de California comenzó en 2008 a preguntar a los solicitantes de la licencia que no son ciudadanos estadounidenses acerca de su estatus migratorio. Larua Ernde, portavoz de la Barra Estatal de Abogados dijo a La Opinión que ésta es la primera vez que una persona que reconoce que es indocumentado en su solicitud de licencia es recomendada por la propia asociación para ser admitida.

Lo hicieron después de revisar su carácter moral y solicitud.

En California sí ha habido otros inmigrantes indocumentados graduados de derecho que han presentado su examen en la Barra de Abogados pero García es el primero que recomiendan a la Corte Superior para que le autoricen a ejercer.

El único antecedente que se tiene en el país de un caso similar se lleva a cabo actualmente en el estado de Florida, donde otro estudiante indocumentado graduado de Derecho está peleando en la Corte de ese estado para que le den su licencia para practicar.