Comisión Europea pide reestructuración a banca española

Previo a la crisis, el gobierno español manejaba finanzas relativamente sanas sin sobreendeudamiento; sin embargo los hogares españoles sí incurrieron en deuda excesiva.

Joaquín Almunia, comisionado europeo para asuntos de competencia y antimonopolio.
Joaquín Almunia, comisionado europeo para asuntos de competencia y antimonopolio.
Foto: AP

Bruselas, 23 de mayo.- El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, llamó hoy a una “reestructuración profunda” de parte del sistema bancario español y a afrontar “contundentemente el legado de la burbuja inmobiliaria” y de los problemas de gestión.

Según Almunia, las recientes medidas emprendidas por las autoridades españolas para aumentar las provisiones con las que respaldar activos inmobiliarios y la transparencia en los libros de cuentas de los bancos “son pasos en la dirección correcta”.

El comisario se expresó así en un discurso pronunciado en una conferencia que se celebra en Sopot (Polonia) y que fue distribuido en Bruselas.

En él, Almunia subrayó que continúa habiendo “vulnerabilidades” en el sistema bancario europeo que deben ser afrontadas.

En concreto, y además de en España, señaló que será necesario mantener “significativos esfuerzos de reestructuración en Irlanda, Grecia y Portugal”, los tres países con programas de rescate europeos.

En paralelo, el comisario aseguró que Bruselas trabaja en soluciones para bancos rescatados hace tiempo en otros países como Reino Unido, Alemania, Bélgica y Holanda.

“Para superar la crisis, que se transmitió del sector financiero a la economía real y a algunos países, debemos afrontar las raíces de los problemas en el sector bancario”, subrayó.

Según Almunia, para tener éxito es necesario “cambiar el modo en el que los bancos están regulados y reestructurar o liquidar las instituciones que no pueden sobrevivir a medio plazo sin apoyo estatal”.

Respecto a la cumbre que los líderes comunitarios celebran hoy en Bruselas, el político español defendió la necesidad de estimular el crecimiento y de avanzar hacia la mutualización de deuda soberana entre los países del euro, los llamados habitualmente como eurobonos.