Peligra ayuda para los niños

Niños que viven con familiares en riesgo de perder apoyos
Peligra ayuda para los niños
Más de 330,000 niños cuyos padres están en la cárcel, son cuidados por sus familiares en California.
Foto: Archivo / La Opinión

SACRAMENTO.- Más de 330,000 niños que no viven con sus padres sino al cuidado de parientes en California, podrían verse afectados sin el financiamiento para el programa Servicios de Apoyo para Familiares (KSSP), el cual les ayuda a identificar recursos para vivir en un hogar sano.

La organización no lucrativa Children Now con sede en Oakland alertó que debido al plan de realineación carcelaria, que implica el traspaso de reos con crímenes no serios de las prisiones estatales a las prisiones locales, puesto en marcha por el gobernador Jerry Brown, los fondos para el KSSP no estarán más ligados a la entrega de servicios de apoyo a familias.

“Quedaría a criterio de los condados decidir sus prioridades y sí apoyan o no a estos niños”, explicó Jessica Dalessandro de Children Now a La Opinión.

Los Servicios de Apoyo a los Familiares han sido clave para apoyar a los familiares que cuidan a estos niños, muchas veces hijos de presos o que han sido removidos de sus padres por el abuso de drogas.

“La ayuda va desde apoyo emocional, salud mental, apoyo comunitario hasta canalizarlos a programas que les den dinero en efectivo como la asistencia social para padres desempleados conocida como Calworks”, señaló Dalessandro.

Muchas veces los familiares que toman la responsabilidad de menores batallan para atender sus necesidades básicas.

“El concepto de la realineación carcelaria es meritoria pero hay una gran riesgo para los niños vulnerables y familias si no se diseña con cuidado”, observó en un comunicado Ted Lempert, presidente de Children Now.

El Departamento de Servicios Sociales no respondió a una petición para hablar sobre los riesgos que podría implicar para los niños este plan.

Lempert dijo que se debe asegurar un financiamiento adecuado para los servicios de asistencia pública; y establecer barreras para que los programas de seguridad pública local no se apropien del financiamiento de los servicios de asistencia pública infantil. Además de establecer una supervisión efectiva a nivel local.

El programa de Servicios de Apoyo para los Familiares fue creado en 1998 y se aplica en 20 condados de California, entre ellos Los Ángeles.