Crisis en el programa de verano del LAUSD

Eliminan decenas de clases y podría desaparecer para 2013 si presupuesto no mejora

La debacle presupuestaria ha dejado al distrito con solo un millón de dólares para operar el proyecto, cuando antes tenían 43 mdd.
La debacle presupuestaria ha dejado al distrito con solo un millón de dólares para operar el proyecto, cuando antes tenían 43 mdd.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Con solo cinco por ciento de sus programas de verano, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) comenzará este periodo sumido en un déficit presupuestal que no solo dejará a miles de estudiantes sin acceso a clases o programas recreativos, sino que a un paso de que en el próximo ciclo escolar desaparezcan en su totalidad.

Así lo confirmó Javier Sandoval, administrador de programas de intervención para la división Beyond the Bell del LAUSD.

“El 2013 será de cierre total si las cosas siguen como hasta ahora. Los únicos programas que permanecerían son los de educación especial, porque así lo exige la ley”.

“El presupuesto que tenemos este verano para nuestros programas es de tan solo un millón de dólares, comparado con el que teníamos hace cinco años de 43 millones de dólares. Solo tenemos recursos para operar algunos programas con los que podremos atender unos 5,100 estudiantes”, aseguró Sandoval y compartió que comúnmente eran alrededor de 188,000 estudiantes los que se beneficiaban de los programas de verano. Menos del 3 por ciento de los alumnos continuarán teniendo acceso.

Esta situación preocupa profundamente a Graciela Aguirre.

“¡Imagínese cuántos niños van a andar de vagos en las calles ! “, expresó la madre de cuatro hijos que estudian en el LAUSD, dos asisten a la preparatoria, uno a secundaria y otro a la primaria.

“Los míos los tengo ya inscritos en clases de natación, pero me preocupan los demás porque yo no trabajo, pero los padres que trabajan los dos, qué van a hacer con sus hijos”, se preguntó Aguirre y mencionó que cree que” los niños se van a atrasar mucho académicamente, porque es mucho tiempo sin ningún tipo de programa escolar”.

Pero con los escasos recursos disponibles, la prioridad para el LAUSD será ofrecer cursos de recuperación de créditos solo a estudiantes de los grados 11 y 12 que obtuvieron una calificación de D en alguna de sus clases, disponibles en unas 16 escuelas, en comparación con las 80 que el verano pasado se mantuvieron abiertas durante este periodo. Algunas de estas preparatorias que permanecerán abiertas son Contreras, Dorsey, Hamilton, San Fernando, Jefferson, y South Gate.

Aún así, algunos estudiantes como Kevin Salazar saben que no será fácil obtener un espacio para estos escasos programas disponibles, y eso lo tiene molesto con el distrito y en particular con su escuela.

“Mi escuela acaba de recibir $2 millones en una donación y en vez de usar el dinero para ofrecer clases de verano, planean aumentar un periodo más el próximo año. No le interesa ni al distrito, ni a la escuela que quienes necesitamos tomar clases de recuperación para graduarnos tengamos o no opción”, enfatizó el estudiante del grado once de la preparatoria East South Gate.

Gracias al Programa Jaime Escalante, algunas de las escuelas del Partnership for Los Ángeles Schools en el Este de Los Ángeles como la preparatoria Roosevelt y Méndez Learning Center, ofrecerán programas de matemáticas durante el verano. Otras cuatro escuelas de la alianza, incluyendo la primaria Gumpers y la secundaria Stevenson, permanecerán abiertas durante cuatro semanas en un programa de verano conducido por la organización Teach For America.

El LAUSD informó que algunos de los programas recreativos de verano sí operarán en alrededor de 190 planteles de primaria y secundaria del distrito.

Uno de esos afortunados planteles podría ser la primaria Liberty en South Gate, la cual ofrecería espacios para unos 180 estudiantes de toda el área, en donde el resto de las escuelas estarán cerradas.

“Aún estamos esperando la confirmación de que podamos ser nosotros los que estemos abiertos durante el verano. Tendríamos dos turnos para actividades físicas, algunas clases y almuerzo gratis”, dijo esperanzado Juan Fimbres, coordinador del Youth Development Program de Beyond the Bell del LAUSD.