ExLatin King demanda a Policía de Chicago

Jacques Rivera estuvo preso durante 21 años por un crimen que no cometió, por lo que, en el recurso presentado, alega manipulación de testigos y falsificación de pruebas
ExLatin King demanda a Policía de Chicago
Jacques Rivera sufrió una gran injusticia en manos de la policía de Chicago, algo que se ha convertido en un patrón de comportamiento en ese departamento", dijo Locke Bowman, integrante de su equipo de abogados.
Foto: Archivo / La Raza

CHICAGO – Un exintegrante de la pandilla Latin Kings, que estuvo preso durante 21 años por un crimen que no cometió, demandó hoy a la Policía de Chicago por manipulación de testigo y falsificación de pruebas, y exigió una compensación monetaria.

Jacques Rivera sufrió una gran injusticia en manos de la policía de Chicago, algo que se ha convertido en un patrón de comportamiento en ese departamento”, dijo Locke Bowman, integrante de su equipo de abogados.

La condena inicial había sido de 80 años por la muerte de un pandillero rival de 16 años, Félix Valentín, ocurrida en 1988 en el barrio puertorriqueño Humboldt Park.

El único testigo de la fiscalía fue Orlando López, de 12 años, quien aseguró haber visto cuando Rivera disparó varias veces su arma contra el automóvil donde se encontraba Valentín.

El caso de Rivera fue tomado por el Centro de Condenas Equivocadas de la Universidad Northwestern, que logró que López retractara su testimonio en 2010.

En una declaración jurada dijo además que trató de alertar a la policía que se había equivocado al identificar a Rivera, pero no lo escucharon.

Un juez admitió finalmente la retractación de López y ordenó un nuevo juicio, y ante la decisión de la fiscalía del condado Cook de no hacerlo, Rivera quedó en libertad en octubre pasado.

En la demanda se afirma que López no pudo identificar a nadie como el asesino durante las veces que la policía lo hizo reconocer a los sospechosos, incluyendo a Rivera, y que los agentes investigadores falsificaron registros para ocultarlo.

Agrega que López se encontró tiempo después en su barrio con el verdadero asesino, “pero fue presionado y manipulado por la policía para hacer la falsa identificación”.

En la demanda se establece que Rivera merece una compensación económica, no especificada, “por el impacto que tuvo en su vida la injusticia sufrida”.