Sigue a su (buen) instinto

Carlos Ponce huye de clichés en nueva serie
Sigue a su (buen) instinto
Carlos Ponce es Max en la nueva serie 'Hollywood Heights', que debuta esta noche.
Foto: James White / Nickelodeon

Antes de que Sofía Vergara hiciera el crossover de la televisión de habla hispana a la inglesa en este país, Carlos Ponce lo hizo con menor notoriedad, pero también de forma exitosa, en 2003.

Desde entonces el actor ha estado trabajando en ambos idiomas en telenovelas de Televisa y Telemundo, en series y películas, y en programas de televisión como reportero y co-presentador, caso de Entertainment Tonight, sin olvidar nunca su origen.

“Uno no puede descuidar su mercado porque es la gente que te da de comer, gente que ha crecido contigo… Entonces tienes la responsabilidad de hacer cositas aquí y allá”, afirmó el ojiazul en una entrevista reciente llevada a cabo en Burbank sobre su carrera.

“Yo no tengo un plan de: ‘a propósito, esto voy a hacer, el próximo es un proyecto latino, el siguiente un americano’… Simplemente voy por el instinto, por el proyecto y cómo me afecta a mí a nivel personal en la armonía entre mis prioridades, en mi familia, el efecto laboral”, añadió segundos después quien, hasta hace poco, tenía un noviazgo con la actriz Ximena Duque.

Aunque esta versatilidad es una ventaja laboral, no todo ha sido fácil, según explicó.

“Cuando uno ya ha pagado su derecho de piso en su lenguaje, tiene que aquí [en inglés] sacrificar un par de cosas y poner el ego a un lado para que mejore el proyecto”, compartió el histrión de 39 años.

Sigue a su buen intinto

Tras realizar la telenovela Dos hogares, que finalizó por Univision hace unas semanas pero no logró ser un hit en las tardes, el también cantante puertorriqueño, convertido en actor tras ganarse varios concursos escolares, vuelve a la pantallas pantallas de todo el país con la serie juvenil Hollywood Heights.

Esta producción, producto de un acuerdo entre Televisa y Sony Pictures Television, está basada en la telenovela Alcanzar una estrella, en la que actuaron Mariana Garza y Eduardo Capetillo en 1990, y cuya secuela contó con las presencias de Angélica Rivera y Ricky Martin, entre otros ahora reconocidos actores.

La nueva versión de 80 episodios de media hora de duración, y que debuta hoy, mostrará las vivencias de unos jóvenes que luchan por ser famosos cantantes de rock y sus convivencias con sus familiares, amigos y parejas.

“A casi todos nos gusta ver el programa todas las noches, dar seguimiento y me parece que va a funcionar muy bien en el formato anglo”, dijo durante un descanso de las grabaciones al comparar el formato semanal habitual en los canales en inglés con el del de lunes a viernes que es tan común en Latinoamérica y que, por cierto, también tendrá esta nueva serie melodramáticaç

Ponce no será en este drama familiar el galán de 7th Heaven o el liberal instructor de yoga de la película Couple’s Retreat, sino Max Durán. Durán es un padre y excantante de rock preocupado por el futuro de su primogénito.

“La serie empieza dos años después de la muerte de su esposa Kate [del personaje al que él da vida] y él está tratando de rehacer su vida y acompañar a su hijo, dándole su conocimiento obviamente, su bendición, todo, para que triunfe, aunque el éxito de su hijo es más masivo [que el que Max tuvo en su tiempo], teniendo en cuenta todo las redes sociales”, dijo sobre el hijo de 20 años que tendrá en la pantalla chica. En la vida real, él tiene cuatro hijos.

El exprotagonista de Sentimientos ajenos y presentador de Control también comentó que Max es un ejemplo de un latino de segunda y tercera generación de este país que no cae en el estereotipo. Por eso, pidió el apoyo de los televidentes para lograr que el show permanezca en el aire.

“Si los números nuestros se empiezan a reflejar en este tipo de proyectos se van a abrir muchas puertas, muchas puertas. Es importantísimo que nos unamos, que no seamos 50 culturas diferentes sino que seamos una comunidad de hispanoparlantes en los Estados Unidos”, enfatizó.