Inician labores en el Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital

Después de permanecer 130 años en el mismo lugar, Children’s Memorial Hospital no sólo cambia de nombre sino que traslada su eje de operaciones hacia el centro de Chicago para ofrecer una mejor calidad de atención a sus pacientes
Inician labores en el Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital
Nuevo hospital contará con 288 habitaciones privadas.
Foto: Mike Tangorra

Chicago.- Cuatro años de planificación para la reubicación desde el campus de Lincoln Park a su nueva ubicación en el centro de Chicago concluyeron el pasado 9 de junio, fecha en la que más de 150 niños hospitalizados en el Children’s Memorial Hospital fueron llevados en un total de 25 ambulancias para lo que será hoy por hoy su segundo hogar.

La mudanza en su totalidad empezó a las 6 de la mañana y el traslado tomó alrededor de 10 horas. Padres, pacientes, médicos, enfermeras, personal administrativo, empezaron a sacar sus pertenencias y equipo médico dejando completamente vacío el nosocomio, el cual estuvo abierto a la comunidad por 130 años.

“Las instalaciones del campus de Lincoln Park nos quedaron pequeñas y la demanda que hay para la atención a niños es significativa, sobre todo en las áreas que tienen que ver con cuidado intensivo y cuidado intensivo neonatal”, señaló a La Raza Omar Torres, gerente de servicios lingüísticos del hospital.

El cambio de nombre de Children’s Memorial Hospital a Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital se dio en reconocimiento a los $100 millones que donó la filántropa de Chicago, Ann Lurie para la edificación del inmueble.

Este nuevo nosocomio que ha costado una inversión de $855 millones ha sido diseñado con el propósito de aumentar la seguridad del paciente, adaptarse a las nuevas tecnologías y proporcionar atención médica de una forma más eficiente.

Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital tiene 288 habitaciones privadas y cuenta con un departamento de traumatología que atiende de manera integral. Cabe mencionar que también se ha establecido una alianza estratégica con el hospital Northwestern Memorial y con el Instituto de Rehabilitación de Chicago a fin de que esto permita que los mejores especialistas en pediatría puedan asistir a los pacientes con crítico historial médico.

“En este nuevo hospital hay áreas comunes para familias, espacios de relajación, jardines, salones de belleza, capillas, áreas recreativas, es decir, las instalaciones están orientadas a mejorar la experiencia del paciente”, indicó Torres.