Nuevos ciudadanos podrían marcar el rumbo de estas elecciones

Nuevo estudio señala que 8.1 millones de latinos son elegibles para convertirse en ciudadanos y votar en noviembre.
Nuevos ciudadanos podrían marcar el rumbo de estas elecciones
Eddie "Piolin" Sotelo, derecha, conductor de Univisión, toma juramento de naturalización como nuevo ciudadano de Estados Unidos en el Los Angeles Convention Center.
Foto: AP

Nueva York — En una campaña que se perfila cada vez más apretada, el voto de 8.1 millones de hispanos podría hacer la diferencia – aunque tal vez no lo sepan.

Este es el número de hispanos que son residentes permanentes y quienes podrían nacionalizarse a tiempo para votar en estas elecciones, según un informe del Center for American Progress publicado ayer.

En ocho de los diez estados con el mayor número de potenciales votantes – California, Texas, Florida, Arizona, Colorado, Georgia, Nuevo México y Nevada – el número de potenciales votantes supera el margen de victoria en las elecciones presidenciales de 2008.

Esto significa que el destino de los llamados estados “bisagras” – estados en donde el partido que capta la mayoría de los votantes vacila de un año a otro podría girar en torno de este grupo de nuevos ciudadanos.

Pero de los ocho millones de potenciales votantes, ¿Qué tan factible sea que se nacionalicen a tiempo y acudan a las urnas?

La respuesta, según Marshall Fitz, director de políticas de inmigración para el Center de American Progress, es “compleja”, ya que las aplicaciones para naturalización se revisan a nivel estatal.

“Entre ahora y octubre, podríamos esperar un aumento de dos o tres millones de solicitudes, pero el proceso podría tardar hasta cinco meses”, señaló, por lo cual recomienda que resientes legales que piensan convertirse en ciudadanos para poder votar empiecen el proceso desde ahora.

ElectoralPower_spanish_CenterforAmericanProgress

“El asunto no es la elegibilidad, una cifra que ya tenemos, sino la burocracia”.

Los inmigrantes que califican para convertirse en ciudadanos tendrán que haber vivido en el país por un periodo continúo de cinco años legalmente como residentes permanentes por lo cual deben contar con la llamada ‘tarjeta verde’, o Green Card.

Tal es el caso de Leo Curiel, inmigrante venezolano de 21 años y residente permanente desde el 2007.

Curiel, quien migró a los Estados Unidos a los 12 años junto con sus padres y estudia actualmente en la Universidad Internacional de Florida, espera convertirse en ciudadano para votar en las elecciones presidenciales del 2012.

“Como ciudadano de primera generación que mi voto tendrá una importancia especial, aunque estoy un poco preocupado de que el proceso no se termine a tiempo”, expresó, ya que tendrá que esperar hasta agosto, cuando cumple cinco años de residencia permanente, para iniciar el trámite.

Sin embargo, los que empiezan el proceso de naturalización desde ahora podrían convertirse en ciudadanos para votar en los comicios de noviembre, siempre y cuando no hayan cometido un delito o crimen mayor, señala Fritz.

Pero el impacto de este grupo podría ser aun mayor.

“De los ocho millones de inmigrantes latinos elegibles para naturalizarse, no hemos tomado en cuenta los que ya han iniciado solicitudes de naturalización,” expresó. Por lo tanto, “el voto de los migrantes elegibles para obtener su ciudadanía podría marcar el rumbo de estas elecciones”.

?>