Riesgo de avalanchas obliga al cierre de áreas de Yosemite

Nuevo estudio expone que las avalanchas de piedras han estado cayento todo el tiempo y se utilizó para delimitar las zonas potencialmente más peligrosas del valle
Riesgo de avalanchas obliga al cierre de áreas de Yosemite
Una gran roca cayó en Curry Village en el Parque Nacional Yosemite, en 2008.
Foto: Archivo-AP

PARQUE NACIONAL YOSEMITE, California (AP) .- La caída de rocas es la fuerza más grande en la configuración de Yosemite Valley, uno de los destinos turísticos más populares del sistema de parques nacionales. Ahora algunos refugios populares están cerrando para siempre, después de que los geólogos confirmaran que los turistas y empleados están siendo alojados en lugares peligrosos.

El jueves, el Servicio de Parques Nacionales dará a conocer el peligro potencial de inestabilidad que se ha detectado en Glacier Point, un promontorio de granito de 3,000 pies de altura que durante décadas ha proporcionado un dramático telón de fondo a los eventos del parque, y que dejará algunos de las zonas y alojamientos más populares del valle permanente inhabitables.

El anuncio coincide con la presentación del primer informe para evaluar el riesgo potencial de avalanchas de rocas para las personas, en este valle encajonado. El área de mayor riesgo es Curry Village, donde cayó una gran roca hace años.

Una recién delineada “zona de peligro”, también describe otras áreas, incluyendo el popular muro de escalada de El Capitán, donde el peligro que representa la caída de rocas es alto, pero el riesgo de lesión es bajo debido a que es una zona que no está continuamente ocupada.

“La caída de rocas es común en el valle de Yosemite, California, y este peligro representa un considerable riesgo para los aproximadamente cuatro millones de visitantes anuales”, reza la primera línea del informe.

La decisión de cerrar partes de la histórica Curry Village, un campamento de lona y cabañas de madera, se produce cuatro años después de la avalancha de rocas equivalente de 570 camiones de volteo de piedras que golpeó 17 cabinas, aplastó una y envió a un grupo de escolares a correr por sus vidas. La administración del parque ha cerrado y cercado 233 de las 600 cabañas en el pequeño pueblo.

El nuevo informe, obtenido por The Associated Press, identifica ahora 18 cabañas más que se cerrarán el jueves.

“No hay zonas completamente seguras en el valle de Yosemite”, dijo Greg Stock, geólogo del parque y principal autor del estudio.

Un examen realizado por The Associated Press después del derrumbe de rocas ocurrido en 2008, encontró que los funcionarios del parque estaban al tanto de los estudios de US Geological Survey que se remontan a 1996, y que muestran que Glacier Point, situado detrás de Curry Village, era susceptible a avalanchas de rocas. Sin embargo, a los visitantes no se les advirtió del peligro potencial, y el servicio de parques reparó y reutilizó las cabinas afectadas.

La caída de rocas en los alrededores de Curry Village, un sitio de alojamiento con un siglo de antigüedad, ha matado a dos personas e hirió a dos docenas de otras desde 1996. Desde que los funcionarios comenzaron a registrar los derrumbes en 1857, 15 personas han muerto en todo el valle y 85 han resultado heridas por la caída de rocas.

Este nuevo estudio, impulsado por la avalancha de 2008 en Curry Village, es el primero en evaluar el riesgo para las personas. Las autoridades dicen que los peligros existen en casi todos los parques nacionales, pero son particularmente graves en Yosemite por su geología inestable, lo que provoca la caída muy frecuente de rocas.

El Valle de Yosemite está rodeado por paredes de granito de 3,000 pies de altura. Desde que el último glaciar se retiró hace 15,000 años, el factor más importante en la configuración de los destinos turísticos más populares en el parque ha sido el riesgo de desprendimiento de rocas, cuando estas paredes se calientan y se enfrían y eventualmente se rompen a lo largo de fisuras y grietas.

Stock utilizó la cartografía láser para crear la primera imagen detallada de los acantilados, que en última instancia, podría identificar cuáles son las formaciones más vulnerables y peligrosas.

El informe muestra que los mayores peligros se encuentran a 180 pies de la base de los acantilados. Sin embargo, existe un 10 por ciento de probabilidad de que una roca potencialmente mortal caerá fuera de esta zona cada 50 años.

“Mediante la implementación de esta política, se ha reducido el riesgo en estas áreas en un 95 por ciento. Eso es una gran reducción, pero no es posible reducir todo el riesgo en el parque”, dijo Stock.

Parte del encanto de Yosemite son las cabañas y otras estructuras construidas alrededor de los cantos rodados, algunos del tamaño de casas. Se dio por sentado que ellos podrían haber caído en un evento cataclísmico. El nuevo estudio llegó a la conclusión de que las piedras han estado cayento todo el tiempo y la información se utilizó para delimitar las zonas potencialmente más peligrosas del valle.

“Es muy fácil ahora mirar alrededor y ver todas estas rocas, y saber dónde hay peligro, pero este no ha sido siempre el caso”, dijo Scott Gediman, portavoz del parque.

Un representante de la empresa concesionaria del parque, dijo a los visitantes con reservas en Curry Village que este verano se seguirá recibiendo a los visitantes, y que las reservas para algunas cabinas pueden ser trasladadas a zonas más seguras.

Las habitaciones del Yosemite Lodge y el histórico Hotel Ahwahnee no se encuentran en la zona de peligro. Sin embargo, LeConte Memorial, un sitio orientado a la educación con una bibilioteca, sí está en zona de riesgo.

?>