Miami aprueba prohibir las “sales de baño”

La propuesta se aprobó de manera preliminar y será analizada el próximo 2 de julio.

Miami (EE.UU.), 14 de Junio (EFE).- La ciudad estadounidense de Miami (EE.UU.) aprobó hoy en primera instancia una ordenanza para prohibir la venta de las “sales de baño”, una droga sintética que, según los expertos, es más fuerte que la cocaína y puede inducir a los consumidores a cometer agresiones extremas.

“Se aprobó la propuesta de manera preliminar en la reunión de la Comisión de la ciudad y un comité la analizará el próximo 2 de julio”, dijo hoy a Efe una portavoz de la alcaldía de Miami.

Miami se suma así a otras ciudades del sur del estado de Florida como Sweetwater, Sunrise y el condado de Miami-Dade en prohibir distintos tipos de drogas sintéticas.

La ordenanza fue presentada por el comisionado Wifredo Gort en el marco de la batalla que se libra “para mantener seguros y libres de drogas a nuestros vecindarios”.

Según la propuesta de Gort, la iniciativa es una manera proactiva de legislar para estar “un paso adelante de una nueva generación de drogas”.

“Esta ordenanza servirá como un ataque preventivo de nuestra parte” para impedir que el producto sea comercializado en esta ciudad de Florida.

“Continuaremos trabajando junto con el Departamento de Policía en esfuerzos similares para lidiar con las maneras creativas que esta industria ilegal se inventa”, dijo Gort para presentar la propuesta.

La ordenanza indica que los productos generalmente conocidos como “cocaína sintética” o “anfetamina sintética” son comprados para fines totalmente diferentes para lo que fueron fabricados.

Advierte que esas sustancias pueden ser más peligrosas para los seres humanos que las controladas, debido a que no están aprobadas para el consumo y a la naturaleza cambiante de los componente químicos que contienen.

Las “Sales de baño” se pueden comprar de manera legal y como productos que son adquiridos en “cantidades desproporcionadas” por menores y adultos jóvenes representan un tema de salud y seguridad para Miami y sus habitantes, según el texto de la ordenanza.

Esa sustancia produce psicosis, delirios, alucinaciones auditivas y táctiles, agresión y un elevado aumento de la temperatura corporal.

Las autoridades investigan si el llamado “caníbal de Miami” Rudy Eugene, que el mes pasado devoró el 75 por ciento del rostro del indigente Ronald Poppo en una rampa de una transitada autopista de la ciudad, actuó bajo los efectos de las “Sales de baño” que se venden como “Cloud 9” o “Ivory Wave”.

El psicoterapeuta Alfredo Hernández explicó recientemente a Efe que esta droga es “como un tipo de cocaína superpoderosa producida en laboratorios” que altera los mecanismos en el cerebro que ayudan al ser humano a frenar los impulsos.