Independientes no se deciden

Evalúan economía y política exterior de Obama para decidir su voto
Independientes no se deciden
Un 38% de los votantes independientes confía en los planes de recuperación de Obama.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.- Pancho López es un votante muy informado. Viviendo en un estado como Virginia sigue la política con atención. Con sus hijos ya en la universidad y un trabajo estable, cuestiona con frecuencia, los debates en Washington.

Un hábito que lo ha convertido en un blanco codiciado para las campañas: un independiente activo, con derecho a voto, hace 12 años.

Hace apenas dos semanas López no sabía por quién votar. Como lo hace de cada elección, había estudiado bien a cada candidato, sin importar su partido.

En 2008, se inclinó por Barack Obama. “Tenía mucha esperanza. Sobre todo pensaba que el Presidente impulsaría una reforma migratoria primero, invirtiendo ahí su capital político, para luego dar paso a la legislación de salud”.

“Tenía pensado votar nulo este año, porque Obama me desilusionó, pero con la decisión de parar las deportaciones de los Dreamers y darles alivio, modifiqué mi postura. Aunque yo sé que la maniobra se hizo para reencantar a millones de hispanos como yo, cuando menos es algo concreto”, aseguró.

El cambio de López no parece haber sido el único. Una nueva encuesta de Latino Decisions y America’s Voice realizada luego del anuncio, mostró que 49% de los votantes hispanos que participaron en la muestra, en estados como Arizona, Colorado, Florida, Nevada y Virginia, dijeron que la nueva política, les hizo tener más entusiasmo sobre Obama. Un 14% declaró lo contrario.

Y es que según expertos como Thomas Mann, del Instituto Brookings, la clave para el votante independiente radica en las estrategias de campaña, mensajes publicitarios o figuras de Hollywood, recaudando fondos.

“Las personas que son realmente independientes tienden a votar en su mayoría como un referéndum al manejo que el Presidente ha tenido del país, de la economía, en las decisiones que ha tomado en su cargo”, explicó Mann.

Encuestas como la realizada por la cadena ABC, a principios de junio, muestran que sólo un 38% de los participantes que se identifican como independientes confía en los planes de recuperación de Obama, mientras un 54% tiene una opinión negativa al respecto.

En tanto, el candidato republicano Mitt Romney se acerca cada día más. Su popularidad ya ha alcanzado un 35% entre los potenciales votantes que aún están indecisos.

“La causa de una carrera presidencial cada vez más reñida son las malas noticias económicas en semanas recientes y no los problemas de estrategia o mensaje”, agregó.

Estrategas demócratas como Simon Rosenberg, presidente de NDN, con sede en Washington, describen una conducta demasiado alarmista en torno a los resultados de las encuestas. “Recordemos que el margen en 2008 fue de 53% versus 46% ese ha sido el mejor resultado para un candidato demócrata en 40 años. Si la elección fuera hoy, Romney no gana”, insistió.

Dentro de las estrategias que la campaña de Obama ha utilizado para capturar a votantes independientes está la visión de que “toda política es local”.

Acá básicamente se sostienen en paralelo diversas campañas por la reelección a nivel local en estados claves: Nevada, Virginia, Colorado, Florida, Nuevo México, Ohio, Iowa, Minnesota, Pensilvania, Carolina del Norte, Wisconsin y New Hampshire. Jim Messina, el director de la campaña, ha hablado de esta visión como la clave del éxito en 2012.

En Nevada los viajes del Presidente se han enfocado en problemas como los embargos hipotecarios y el desarrollo de fuentes de energía solar, mientras en estados como Virginia se ha centrado en el financiamientos de estudios universitarios.

Pero la estrategia no se limita sólo al mensaje, sino la efectividad con que éste llega al público.

“El Presidente Obama rompió esquemas para contactarse con votantes usando las redes sociales en 2008. En 2012 lo que se hizo en 2008 parece un juego de niños. El monto de herramientas se ha incrementado considerablemente. Es más que facebook y twitter. Es por Internet, videos, mensajes de texto, lo que ahora es altamente personalizado”, detalló el estratega demócrata, Andrés Ramírez.

“Desarrollaron anuncios específicos que aparecen en un medio de comunicación online. Ese es el nivel de sofisticación que han alcanzado. En paralelo no han disminuido su presencia en los medios tradicionales como televisión, diarios y radio”, agregó.

En cuanto a fondos, en mayo pasado, la campaña de Mitt Romney sobrepasó por primera vez a la del Presidente Obama por 17 millones de dólares, llegando a un total 76.8 millones.

Un escenario que probablemente se repita considerando que billonarios como Sheldon Adelson han anunciado que aportarán hasta 100 millones de dólares en este ciclo electoral para el actual Presidente.