No sufren la crisis

Obras de Miró y Picasso baten récords en subastas

No sufren la crisis
'Estrella azul', de Joan Miró, se subastó esta semana en Londres por 37 millones de dólares.
Foto: EFE
Regreso a Clases

MADRID, España.– El óleo Estrella azul, de Joan Miró, se subastó esta semana en Londres por 37 millones de dólares, una cifra que resulta aún más llamativa en el actual contexto económico, en el que obras de otros artistas españoles han alcanzado cifras que confirman que el arte, si es bueno, no entiende de crisis.

Pero el de Miró no es un caso aislado, como prueba la subasta de arte impresionista y moderno celebrada recientemente en la casa Christie’s de Londres, en la que el óleo Mujer sentada, de Pablo Picasso, se cotizó en 13.4 millones de dólares, muy por encima del precio estimado.

Estrella azul se subastó en la londinense Sotheby’s, en una puja en la que se alcanzó un precio récord para una obra del pintor catalán.

El cuadro, descrito por el propio Miró como un punto de inflexión “clave” en su trayectoria, incorpora símbolos y elementos surrealistas que el artista repetiría en sus obras posteriores y el característico color azul que influiría, además, en pintores como el letón Mark Rothko o el francés Yves Klein.

Pero estos no son los únicos ejemplos de arte como refugio seguro ante la crisis, como constata la venta hace sólo dos meses de El grito, del noruego Edvard Munch –uno de los iconos más reconocibles de la historia del arte– como la obra de arte contemporáneo más cara de una subasta, al alcanzar los 95 millones de euros (120 millones de dólares) durante una puja en Sotheby’s de Nueva York.

Munch arrebató de este modo el récord de una puja de arte contemporáneo logrado en 2010 por Desnudo, hojas verdes y busto, en la que Picasso retrataba a su amante Marie-Thérèse Walter, vendido por 106.5 millones de dólares.

En la misma subasta de Estrella azul, el cuadro Hombre sentado, de Pablo Picasso, se vendió por 9.6 millones de dólares, lo que confirma que las obras del malagueño se sitúan, con mucho, entre las más valoradas de la pintura española.

Así, la representación de otras de las musa y amantes de Picasso, Dora Maar, en Mujer sentada en una butaca, alcanzó recientemente en Nueva York los 29.2 millones de dólares.

Pero este florecimiento del arte español no sólo apunta a los artistas ya desaparecidos, sino que también encuentra su reflejo entre los pintores vivos, como es el caso de Miquel Barceló y Antonio López, dos de los más cotizados artistas tanto dentro como fuera de España.

Hace sólo un año, en junio de 2011, la obra sobre le mundo de los toros del mallorquín Miquel Barceló Faena de muleta se vendía en la galería londinense Christie’s por 5.6 millones de dólares.

Barceló arrebataba así el anterior récord en una puja de un artista vivo español, Antonio López, cuya obra Madrid desde Torres Blancas, pintada entre 1976 y 1982, se adjudicó en el 2007 por 2.2 millones de dólares en la misma galería.

Entre los pintores españoles más cotizados fuera de las fronteras de su país se sitúa Juan Gris (1887-1927), con la venta de obras como Violon et guitare, por 25.5 millones de dólares en Nueva York hace un año y medio.

Pero indudablemente uno de los más conocidos es el “pintor de la luz”, el valenciano Joaquín Sorolla, del que se acaban de subastar Pescadores. Barcas varadas y Pescador de quisquillas por 1.4 millones de dólares y 744,012 dólares, respectivamente.

Sendos coleccionistas privados, de EEUU el primero y asiático el segundo, fueron los compradores de ambas obras maestras, pintadas en el periodo de madurez del autor, entre 1908 y 1910, cuando regresa a Valencia tras haber conocido el éxito internacional.

Otros lienzos del maestro valenciano, como El pescador también alcanzaron, con 4.9 millones de dólares, precios de venta por encima del máximo estimado, al igual que Niños en la playa, subastado por tres millones de dólares.

No obstante, no todos los momentos son igual de buenos para el arte, como sucedió en junio de 2010 con la subasta de dos cuadros de Sorolla, El Bautismo, de tema costumbrista, y el paisaje Día de tempestad.

Ambos se vendieron en Londres por el precio mínimo estimado por Sotheby’s, un millón de dólares y 227,807 dólares, respectivamente, en una puja dedicada a la pintura europea que resultó decepcionante para la colección española.