Niega Siria que derribo de avión turco haya sido hostilidad

Turquía insiste en que su caza de combate F-4 fue derribado en el espacio aéreo internacional.
Niega Siria que derribo de avión turco haya sido hostilidad
El presidente turco Abdullah Gul mencionó que la maniobra aérea quizá violó involuntariamente el espacio sirio.
Foto: AP

Jerusalén, 25 Junio.- Siria negó hoy que el derribo de un avión militar turco por parte las defensas antiaéreas sirias haya sido un acto hostil y reiteró que el aparato había violado el espacio aéreo sirio, por lo que Damasco reaccionó para defender su soberanía.

“El avión violó el espacio aéreo sirio, las defensas antiaéreas respondieron y el aparato cayó en aguas territoriales sirias. Lo ocurrido es una violación flagrante de la soberanía siria”, declaró el vocero de la cancillería siria, Yihad Makdessi, en rueda de prensa.

Explicó que Siria actuó según sus derechos y como un Estado soberano, tras asegurar que lo que sucedió fue un accidente y no una agresión como algunos dicen, porque el avión fue derribado por una batería antiaérea sin radar con un alcance máximo de 2.5 kilómetros.

El portavoz tachó de “mentiras” las declaraciones del ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, quien aseguró que el avión militar turco derribado el viernes pasado por Siria fue alcanzado en el espacio aéreo internacional.

“Fue una agresión clara de Turquía del espacio aéreo de Siria, según la legislación internacional, sin importar que fuera un vuelo de entrenamiento o no”, insistió Makdessi en la conferencia de prensa divulgada por la agencia siria de noticias SANA.

Según las leyes internacionales, el espacio aéreo de un país se extiende 12 millas náuticas (unos 22 kilómetros) desde su línea de costa, lo que se corresponde con el límite de sus aguas territoriales.

El jefe de la diplomacia siria precisó que el avión turco estaba solamente a 100 metros de altura sobre el nivel del agua y se movía a una velocidad de 700 a 800 kilómetros por hora, por lo que -destacó- podía verse a simple vista.

“Hemos pedido a la parte turca que forme un comité militar para que venga al lugar del incidente, pero no ha respondido a esta petición”, agregó.

Admitió que existe tensión política entre Siria y Turquía, pero aseguró que Damasco no tiene “intenciones hostiles” contra los turcos y acusó a Ankara de dañar las relaciones bilaterales.

Turquía, uno de los países de la región que ha condenado la represión de las protestas por parte del régimen sirio, insiste en que su caza de combate F-4 fue derribado en el espacio aéreo internacional, a 13 millas de la costa de Siria, lo que contradice la versión de Damasco.

El ministro turco de Relaciones Exteriores, Ahmet Davutoglu, solicitó la víspera una reunión del Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en virtud del artículo 4 de la carta de la alianza atlántica, para discutir sobre el derribo del avión.

Ese artículo prevé que “cualquier aliado puede solicitar una convocatoria de consultas en cualquier momento cuando se amenace su integridad territorial, su independencia política o su seguridad”.

China pidió este lunes a Siria y Turquía “calma y contención” después de que Ankara acusó a Damasco de derribar uno de sus cazas militares y llevó el caso tanto a la OTAN como al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

“La situación en la región es extremadamente complicada y sensible. Esperamos que las partes ejerzan calma y contención y mantengan canales diplomáticos para encontrar una solución apropiada”, dijo en rueda de prensa el vocero de la cancillería china, Hong Lei.