Charlie Sheen trata de no enfadarse

Charlie Sheen da vida a psicólogo en nueva serie Anger Management
Charlie Sheen trata de no enfadarse
Charlie Sheen (izq.) es una escena de 'Anger Management'.
Foto: FX

NUEVA YORK.- Charlie Sheen regresa a la pantalla chica como un psicólogo especializado en el manejo de la ira en la nueva serie de comedia Anger Management, que ayer emitió su primer capítulo por la cadena FX y que prosigue hoy con dos nuevos episodios a partir de las 9:00 p.m.

Basada en la película homónima de 2003 protagonizada por Adam Sandler y Jack Nicholson, la serie está hecha a la medida de Sheen, quien fue despedido de Two and a Half Men por su comportamiento voluble y uso de drogas.

En Anger Management da vida a un psicólogo llamado Charlie Goodson (Buenhijo…).

Charlie Goodson es un exbasquetbolista prometedor que, en un arranque de ira durante un partido, trató de romper un bate contra su pierna y sólo logró destrozarse la rodilla. ¿Qué otra cosa podría hacer ahora que dedicarse a la terapia del manejo de la ira?

Además de disfrutar buenos momentos, Charlie Goodson intenta transformar a sus heterogéneos pacientes, y a sí mismo, en personas algo menos irritables.

Charlie tiene una hija de 15 años a la que adora, una exesposa caradura a quien permite hacerle enojar y, además, clientes que pagan para acudir a sus terapias de grupo. También trabaja como voluntario en una penitenciaría para ayudar a caricaturescos presos rudos.

Entretanto, se da cuenta de que todavía tiene problemas para controlar su propia ira y decide buscar ayuda para sí mismo.

“¿Por qué necesitas un terapeuta? Tu ERES un terapeuta”, le pregunta su vecino.

Charlie responde a su manera: “¿Alguna vez has visto una grúa tirando de otra grúa?”.

Claro que Charlie, siendo Charlie, tiene problemas.

“Solo hay una grúa en la que confío”, suspira, “y afortunadamente me acuesto con ella”.

Está hablando de Kate, su colega y compañera de cama sin compromiso a quien promete nunca amar.

¿Pero puede Kate ser su amiga con derecho y terapeuta a la vez?

El guión tiene sus buenos momentos y los actores de reparto funcionan bien. (El excompañero de Sheen en Spin City, Michael Boatman, es el vecino de Charlie).

Pero Anger Management solo existe para exhibir a Sheen, explotando el chiste subyacente que lo ha alimentado desde que se unió a Spin City hace más de una década: su propia reputación como creador de escándalos bien pagado.

La nueva serie es apenas la travesura más reciente de Sheen, un hombre famélico por llamar la atención, que cuenta con la fiel complicidad de un público que lo vigila y unos medios de comunicación que garantizan su presencia permanente en las primeras planas.

Así que Anger Management es una buena comedia con un gran astro en su centro. Pero en vista de que el gran astro es Sheen, es imposible juzgar el show fuera del contexto del próximo espectáculo que protagonice fuera de cámara.