Colorado, área de desastre

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó ayer el envío de recursos federales suplementarios a Colorado para ayudar a combatir los incendios que afectan varias áreas del estado, informó la Casa Blanca.
Colorado, área de desastre
El presidente Obama hablaba con bomberos al recorrer una zona devastada de Colorado Springs, ayer.
Foto: AP

WASHINGTON, D. C. (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó ayer el envío de recursos federales suplementarios a Colorado para ayudar a combatir los incendios que afectan varias áreas del estado, informó la Casa Blanca.

Obama declaró que existe un área de desastre en ese estado y ordenó la entrega de recursos federales para complementar los esfuerzos locales y estatales para combatir los incendios en las áreas de High Park y Waldo Canyon, de acuerdo con un comunicado que emitió la Casa Blanca.

El presidente tenía previsto visitar ayer las áreas afectadas por los incendios, que han provocado la evacuación de unas 32 mil personas en Colorado Springs, la segunda ciudad más grande de Colorado.

El miércoles, el mandatario telefoneó al gobernador del estado, John Hickenlooper, y al alcalde de Colorado Springs, Steve Bach, para expresar su “preocupación” por los incendios y para informarles de su planeado viaje a la zona.

Las autoridades indicaron el jueves que centenares de viviendas han sido destruidas en la localidad de Colorado Springs, una de las más afectadas por un incendio que ha arrasado miles de hectáreas en ese estado.

Parte de los fondos ordenados ayer por Obama financiarán servicios de consejería y ayudas por desempleo para las personas afectadas en los condados de El Paso y Larimer.

Según la Administración Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA), las autoridades han iniciado una evaluación de los daños causados por los incendios y no descartan la posibilidad de enviar más ayuda en los próximos días a otros condados que la necesiten.

El fuego en la zona del Cañón Waldo comenzó el 23 de junio por causas aún desconocidas que están siendo investigadas por las autoridades locales y el FBI.

Los vientos cambiantes y las altas temperaturas han dificultado las labores de los bomberos y los equipos de rescate, que sólo han logrado contener el cinco por ciento del incendio.

Ocho fuegos se encuentran activos en el estado en lo que se ha presentado como la peor temporada de incendios forestales de la última década.