Una pausa en Wimbledon

Día de calma tras semana sorpresiva en la que eliminaron a Nadal
Una pausa en Wimbledon
Roger Federer (izq.) conversa con su coach en la práctica de ayer.
Foto: EFE

WIMBLEDON, Inglaterra (AP).- Qué bueno que el torneo de Wimbledon conceda su primer domingo como día libre, pues le da a todos la oportunidad de recuperar el aliento tras una primera semana muy agitada y llena de sorpresas..

Realmente, cuando la acción se reanude hoy con los 16 partidos de hombres y mujeres de la cuarta ronda, ¿qué podrá traer la segunda semana para igualar lo que ofrecieron los primeros seis días?

Rafael Nadal sucumbió en la segunda ronda ante un desconocido ubicado 100mo en el ranking, un señor que fue derrotado en su siguiente juego.

Un día después de la eliminación del español Nadal, que vio rota su racha de cinco finales de Grand Slam consecutivas, el suizo Roger Federer -propietario de seis títulos en el All England Club y de 16 torneos major, un récord- perdió los primeros dos sets de su encuentro de tercera ronda antes de repuntar y llevarse el juego.

La pentacampeona Venus Williams fue eliminada en el primer día. La única otra ocasión en sus 16 apariciones en Wimbledon que perdió en la primera ronda fue en su debut a los 17 años en 1997.

Su hermana menor Serena, cuatro veces ganadora de este torneo, aún sigue con vida, pero requirió 23 aces -un récord en el All England Club- para lograr imponerse 9-7 en el tercer set de su encuentro de tercera ronda.

Por más maravillosas que sean ambas hermanas Williams, ninguna ha logrado lo que la próxima rival de Serena alcanzó el sábado pasado: un set perfecto.

Ninguna mujer había ganado 24 de 24 puntos en la historia del tenis profesional femenino -y sólo un hombre lo había logrado- hasta que la kazaja Yaroslava Shvedova, número 65 del ránking, empezó así el partido frente a la italiana Sara Errani, décima preclasificada y subcampeona del Abierto de Francia.

Y hubo más sorpresas la semana pasada.

El estadounidense y tres veces finalista en Wimbledon Andy Roddick, no dijo si volverá luego de que se despidió de los aficionados en la cancha central después de su derrota frente al español David Ferrer, séptimo preclasificado.

Y otro más, Sam Querrey, perdió 17-15 en el quinto set frente al croata Marin Cilic, 16to favorito, después de cinco horas y media de juego, el segundo más largo en la historia del torneo.

Incluso el último partido de la semana tuvo una interrogante: ¿Podría Andy Murray -heredero de Tim Henman como la esperanza británica- ganarle al finalista del Abierto de Australia de 2006, el chipriota Marcos Baghdatis, antes de que apagaran la luz en la cancha central?

Según las reglas los partidos se deben suspender a las 11 de la noche, sin excepciones, pero Murray logró una prórroga de dos minutos para salir con la victoria.

Ahora la atención de millones de aficionados locales se intensificará cada vez más con la expectativa de que Murray, que ha perdido en semifinales por tres años consecutivos, pueda beneficiarse de la inesperada partida de Nadal que fue como una cuchillada mortal para el prestigiado torneo.