Coronada en vida tras sobrevivir al exterminio nazi

Cerca de 300 ancianas de diversos puntos de Israel compitieron por convertirse en la nueva Miss Superviviente del Holocausto

Coronada en vida tras sobrevivir al exterminio nazi
La reina Hava Hershkovitz, a la extrema derecha recibiendo un abrazo, quiere que otros conozcan la historia del genocidio.
Foto: AP / Sebastian Scheiner

Jerusalén, 2 de Julio – Hava Hershkovitz, recién designada Miss Superviviente del Holocausto, dijo hoy a Efe que su intención al presentarse a este inusual concurso de belleza fue “concienciar a la gente de la situación” de los que, como ella, estuvieron en los campos de concentración nazis.

“Si conseguimos concienciar a todo el mundo de la necesidad de ayudar a estas personas, habremos conseguido nuestro objetivo”, declaró al recordar que decenas de miles de ellos viven aún en duras condiciones y luchan día a día para subsistir.

A punto de cumplir sus 79 años, ya con el cabello canoso, Hershkovitz ganó el pasado jueves el primer concurso de belleza organizado para supervivientes de los campos de concentración y exterminio de la Alemania nazi (1933-1945), en el que se inscribieron unas 300 ancianas de distintos puntos de Israel.

De ellas, veinte llegaron a la fase final en una noche “cultural” organizada en la ciudad de Haifa por la ONG de ayuda a los supervivientes “Yad Ezer Le Haver” (Una mano amiga, en hebreo), que la eligió a ella no sólo por su belleza sino también “por su carácter y por su trayectoria de vida”.

“La diferencia entre un concurso normal de belleza (para jóvenes) y éste con supervivientes ya ancianas, es que las primeras hablan de lo que les gustaría ser, y nuestras participantes de lo que ya han sido, y eso incluye una experiencia para nada agradable en los campos de concentración”, explicó a Efe Shimón Sabag, el organizador del certamen.

Director voluntario de “Yad Ezer Le Haver”, Sabag rechazó las críticas que ha recibido este inusual concurso con el argumento de que “los supervivientes son personas como las demás, y a pesar de lo que les ha tocado pasar en su vida, también ellos quieren disfrutar la vida”.

La idea la tuvo a raíz de unas noches de baile que suele organizar los jueves para los supervivientes, y a las que asisten unas 200 personas.

En ellas se percató de la dedicación que las mujeres ponían al acicalarse para ir al baile, por lo que se le ocurrió la idea de organizar un concurso de belleza y se la planteó a ellas como forma de “pasar un buen rato”.

Ellas recogieron la iniciativa inmediatamente.

La gala del concurso, que incluía cena y actuación musical, contó con 850 asistentes (el 95% supervivientes), entre ellos los ministros Moshe Kahlon, de Comunicaciones, y Yosi Peled, sin cartera y también superviviente de la masacre.

Ataviadas con vestidos negros, veinte participantes de 74 a 90 años compartieron con el público y el jurado -entre los que había un sicólogo en caso de necesidad- historias sobre cómo lograron escapar del genocidio nazi, a diferencia de otros seis millones de judíos.

“Yo estuve tres años en un campo de Transnistria (ex URSS) y me dejaron salir en 1944 por ser menor de edad. Después vine a Israel, me case y tuve hijos y nietos”, relató a Efe la vencedora, oriunda de Rumanía y desde hace décadas voluntaria en distintas organizaciones de ayuda.

Sobre la situación de otros supervivientes que no tuvieron la misma fortuna que ella, explicó que “a estas alturas la mayoría ya están solos, sin familia y sin amigos”.

“El concurso fue una ocasión para reunirnos, comer, divertirnos y charlar, y para concienciar a la gente de que podemos hacer más agradables los últimos años de vida de los supervivientes menos afortunados”, añadió.

Junto a otras 100 personas que también pasaron por los campos nazi, Hershkovitz vive actualmente en uno de los albergues creados en Haifa por la organización que convocó el concurso y que se preocupa, asegura, “de darle todo lo que necesita”.

Voluntariamente presta todo tipo de servicios a otros supervivientes con “una vida más difícil”, y a los que brindó la victoria del jueves.

“Mi premio es que el certamen sirva para que el mundo ayude a estas personas, y para dejar claro un mensaje- el de que aquí seguimos con vida a pesar de todos los esfuerzos que hicieron para exterminarnos”, subrayó.