‘El Güero’, tras las rejas

En el operativo fueron detenidos otros cuatro mexicano y cuatro costarricenses

SAN JOSÉ, Costa Rica (EFE).- Las autoridades costarricenses detuvieron ayer al mexicano Juan Manuel García Hernández, alias “El Güero”, a quien identifican como un jefe de operaciones del Cártel del Golfo (México) en Centroamérica.

“Es una operación bastante importante a nivel regional. García era buscado por la DEA y siete países, pero solo Costa Rica ha logrado recopilar prueba en su contra”, declaró en una conferencia de prensa el comisionado nacional antidrogas, Mauricio Boraschi.

Explicó que el mexicano se encargaba de “articular” y “supervisar” envíos de cocaína desde Colombia hasta México, atravesando por tierra toda Centroamérica en camiones.

“García Hernández viajaba constantemente por Centroamérica solo. Era un sujeto muy escurridizo, de perfil bajo, con técnicas bastante avanzadas de vigilancia y contra vigilancia. No llamaba la atención y no permanecía mucho tiempo en un lugar”, explicó Boraschi.

La investigación de este caso comenzó en 2010 tras una serie de decomisos de droga en camiones, pero no fue hasta julio de 2011 que las autoridades lograron identificar a García, a quien consideran como “cercano” al líder del Cártel del Golfo, Jorge Eduardo Costilla Sánchez alias “el Coss”.

Tras un año de seguimiento, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) capturó hoy a García en un hotel en San José durante un operativo en el que se efectuaron diez allanamientos en la capital y la zona sur de Costa Rica, cerca de la frontera con Panamá.

En el operativo fueron detenidos cuatro mexicanos más y cuatro costarricenses, cuyas identidades aún no han sido precisadas y quienes integraban la organización al mando de García en Costa Rica.

Además, se decomisaron 45 kilos de cocaína, 24 mil dólares, vehículos y armas.

Según el fiscal general de Costa Rica, Jorge Chavarría, el intercambio de información de inteligencia con Colombia, Panamá, Guatemala, México y Estados Unidos, permitió la identificación y captura de García, quien dirigía células similares en varios países de Centroamérica.

Chavarría aseguró en la conferencia de prensa que se trató de un operativo “muy importante” ya que “afecta directamente la estructura del Cártel del Golfo”.

El Gobierno costarricense considera al narcotráfico como una de las principales amenazas de Centroamérica, ya que la región es utilizada como bodega y como puente para el paso de la droga desde Colombia hasta México y Estados Unidos, aunque parte de la droga se queda para consumo interno.

En los dos años que lleva de Gobierno la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, en este país se han decomisado al menos 13.3 toneladas de cocaína y se han confiscado unos 7.3 millones de dólares ligados al narcotráfico, según datos oficiales.