Nuevo menú escolar para California

A partir de este verano, las escuelas del estado ofrecerán alimentos mas saludables en las cafeterías con el objetivo de que los estudiantes tengan acceso a una alimentación más balanceada y crear conciencia entre ellos sobre la necesidad de consumir alimentos más saludables.. Marvelia Alpízar / marvelia.alpizar@laopinion.com

Una de las ventajas del sistema escolar estadounidense es el ofrecimiento de desayunos y almuerzos, a precios reducidos o gratuitos para niños de familias con bajo ingreso económico. Eso les garantiza, además de recibir la instrucción académica exigida, una forma de recibir dos comidas completas durante el día.

Sin embargo, debido al incremento de los niveles de obesidad infantil, el programa de desayunos y almuerzos escolares a nivel nacional han comenzado a experimentar una serie de cambios para garantizar, no solo que los estudiantes reciban una alimentación más balanceada sino también crear conciencia entre ellos sobre la necesidad de consumir alimentos más saludables.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) publicó en febrero de este año una norma propuesta para actualizar los estándares de nutrición para los alimentos servidos a través de los programas de Desayuno y Almuerzo Escolar Nacional. Esta norma forma parte de la Ley de los Niños Saludables y Sin Hambre (HHFKA), ratificada por el presidente Barak Obama el 13 de diciembre de 2010. La ley busca mejorar la nutrición y reducir la obesidad infantil mediante el apoyo a la USDA para mejorar los estándares nutricionales de los alimentos que se ofrecen en las escuelas.

“Las escuelas son componentes importantes en lucha contra la obesidad infantil y es por ello que realmente elogiamos estos nuevos estándares”, dijo Mary Lou Fulton, directora del programa de comunicación del California Endowent. “Creemos que constituyen un gran paso hacia el mejoramiento de la salud infantil. Es un cambio que es bienvenido y sobre el cual esperamos que los padres y sus hijos se sientan emocionados también”.

Uno de los enfoques de la ley es el mejoramiento de la nutrición para reducir la obesidad infantil, la cual también forma parte del programa ¡A Moverse! (Let’s Move!), diseñado por la Primera Dama Michelle Obama. Este esfuerzo conjunto entre la iniciativa de la primera dama y la HHFKA busca mantener a los niños activos y alimentados en forma adecuada, ya que así tienen pocas probabilidades de contraer enfermedades serias como la diabetes y las afecciones cardiacas y más probabilidades de llevar una vida más larga y saludable.

Ademas de autorizar a la USDA para establecer estándares nutricionales en los alimentos que se ofrecen en las escuelas, la HHFKA.proporcionará financiamiento adicional a las escuelas que cumplan con los estándares nutricionales en los alimentos subsidiados con fondos federales.

“Debido a que los niños tienen acceso, al menos, a dos comidas diarias en la escuela, la escuela es una opción lógica para un plan de intervención con respecto a la crisis de obesidad”, dijo Rodney Taylor, director de servicios de nutrición del Distrito Escolar Unificado de Riverside (RUSD). “Lo más importante para nosotros es entender que la obesidad es aun una epidemia y que afecta a los niños de las minorías más que a otros porque no tienen acceso a los alimentos y verduras frescas que ellos necesitan consumir”.

Los nuevos estándares, los cuales entraron en vigencia el primero de julio, exigen que el menú del desayuno y almuerzo incluya una ración de frutas, verduras, alimentos con alto contenido en cereal (incluido los postres), carnes variadas y dos opciones de leche, las cuales pueden ser sin grasa (con o sin sabor), baja en grasa (sin sabor), sin lactosa o baja en lactosa.

“Las escuelas juegan un papel importante en la lucha contra la obesidad infantil, no solo mediante la alimentación sino también a través del ejercicio, la actividad física y todos los programas que mantienen activos a los niños”, dijo Fulton. “Aunque las escuelas no son el único lugar donde se puede combatir la obesidad infantil, ya que sabemos que también es importante que las comunidades posean lugares seguros para caminar y practicar actividades físicas, además de lugares donde se ofrezcan alimentos, frutas y verduras frescas”.

Los cambios en el menú se realizarán en un período de tres años, comenzado durante el año escolar año escolar 2012-13. Durante el mismo, además de los cambios y adiciones en las porciones de frutas, verduras y granos, se reducirán la cantidad de sodio y grasas saturadas, además de mantener el nivel de calorías adecuado para el niño.

“Se pueden modificar los hábitos alimenticios de los niños si se les anima a consumir más alimentos saludables”, dijo Taylor, cuyo distrito escolar ha ofrecido ensaladas en su menú desde hace quince años. “En nuestro distrito escolar les decimos que a mayor cantidad de verduras y hortalizas en sus bandejas, mayores beneficios les reporta a su salud”.

Aunque se espera que los nuevos estándares de nutrición escolar ejerzan un efecto positive en la salud de los niños, los padres juegan también un papel factor importante en la reducción del índice de obesidad, animando a sus hijos a consumir alimentos saludables en casa.

“Los padres pueden ayudar a sus hijos animándolos a probar alimentos saludables nuevos para ellos, si no lo han hecho antes”, dijo Fulton. “Pueden enfatizarles que esos alimentos los ayudaran a sentirse mejor, les proporcionaran mas energía y les ayudará a desempeñarse mejor en sus estudios. Hay que animarlos a tratar alimentos que sean beneficiosos para ellos”.