Buena elección en el LAUSD

Mónica García es una líder que ha dado resultados en un sistema políticamente difícil

La reelección de Mónica García a la presidencia de la Junta del Distrito Escolar de Los Ángeles por sexto y último año favorecerá la continuación de las reformas iniciadas por la líder escolar con el apoyo del alcalde Antonio Villaraigosa. También consideramos que es favorable para los estudiantes y los padres de familia el apoyo a un liderazgo capaz de tomar riesgos en vez de mantener el estatus quo.

Si la alternativa a García es la continuación del modelo anterior y la anulación de las reformas escolares y alternativas como las escuelas “charter”, preferimos la experimentación con nuevas opciones y las apuestas a un cambio que ofrezca más opciones a los padres y a los estudiantes.

En este momento un grupo busca firmas para destituir a García acusándola de no escuchar a la comunidad y de realizar recortes devastadores a la educación para adultos y de realizar el despido de maestros. Poca opción tiene la Junta Escolar o la propia García cuando el problema es de dinero, pero aún así la líder ha negociado con el Sindicato de Maestros algunas alternativas que permitirán reabrir algunos de estos programas.

Remover a García no eliminará el problema de fondo. Las reformas racionales al sistema serán mucho más efectivas que la destitución de una líder efectiva que ha probado puede lograr resultados en un sistema políticamente difícil de navegar.

No alegamos con esto que toda reforma es buena o que las escuelas charter, por nombrar un ejemplo, siempre son una buena alternativa, pero lo que está en juego es la educación de la juventud de Los Ángeles, por la cual es preciso apostar e innovar siempre que sea necesario, particularmente en el actual contexto económico.