‘ICE no nos avisó’Padre e hijos dicen que le dispararon a un agente por miedo

El oficial de ICE vigilaba una esperada transacción del narcotráfico

HARGILL, Texas (AP).- Un padre y sus dos hijos le dispararon a un agente federal de inmigración que estaba estacionado afuera de su casa en la frontera texana esta semana porque tenían miedo de que fuera a irrumpir en la vivienda, dijo un familiar a un periódico local.

El agente Kelton Harrison, del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE), recibió un balazo en la espalda la madrugada del martes cuando, según la fiscalía, Pedro Álvarez y sus hijos de 18 y 16 años dispararon al vehículo de Harrison y persiguieron a este agente mientras intentaba escapar. Los fiscales dijeron que Harrison vigilaba una esperada transacción del narcotráfico. El estado de salud del agente ha ido mejorando.

Amparo Ramírez, esposa de Pedro Álvarez, le dijo al diario local The San Antonio Express-News en una historia publicada ayer que Harrison estaba estacionado en la propiedad contigua y que no hubo ningún intento de notificar a los dueños de la casa respecto a la actividad de vigilancia de ICE.

“Ellos pensaron que alguien estaba entrando en la casa”, dijo Ramírez. “ICE no se identificó. Los chicos explicaron lo que hicieron”.

Álvarez, de 41 años, y su hijo de 18 años, Arnoldo, fueron acusados de atacar a un agente federal y utilizar un arma de fuego en un crimen violento. Su hijo menor fue acusado de intento de asesinato en un tribunal estatal de distrito.

Una demanda criminal señala que el joven de 16 años, cuya identidad es protegida debido a su edad, disparó alrededor de seis veces un rifle calibre .22 y que Arnoldo disparó “varios” tiros de un arma de 9mm mientras que ambos viajaban en un auto que era conducido por su padre. En ese momento de oscuridad previa al amanecer, el vehículo tenía los faros apagados, añade el documento.

Luego de recibir el disparo, Harrison pudo conducir varios kilómetros mientras los tres acusados lo seguían y continuaban disparando antes de que el agente perdiera el control de su camioneta. Otros agentes llegaron a la escena y uno llevó a Harrison al hospital, donde entró de inmediato al quirófano.

El tiroteo ocurrió cerca de Hargill, unos 40 kilómetros (25 millas) al noreste de McAllen, una localidad fronteriza con México.

Alvarez y sus hijos siguen en custodia antes de las audiencias de detención.

En esta nota

agente Hijos hombre miedo

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain