Federer por más gloria

El astro del tenis buscará el oro para Suiza en su cancha favorita
Federer por más gloria
Federer quiere cumplir con su país un sueño aún por realizar.
Foto: AP

WIMBLEDON, Inglaterra (AP).- Roger Federer se siente como en su casa en Wimbledon, donde ganó siete de sus 17 torneos de grand slam.

Ahora espera que el legendario estadio de césped le ayude a conquistar un título grande que le ha sido esquivo: la medalla olímpica de oro en singles en los Juegos 2012.

“Creo que tengo un asterisco junto a mis estadísticas”, comentó ayer el suizo, en que regresó aquí a dar entrevistas tras alzarse por séptima vez con el trofeo de Wimbledon.

“Soy nuevamente campeón de Wimbledon y eso me da más confianza para los Olímpicos”.

“De hecho, tal vez me saque un poco de presión de encima el hecho de haber ganado este año en Wimbledon”, agregó.

Federer no se alojará en la villa de los atletas sino que alquilará la casa que alquila siempre cerca del All England Club, su cancha favorita.

El suizo ya estuvo en tres olimpiadas y conoció a su esposa Mirka, una extenista, en los juegos del 2000.

Fue el abanderado suizo en la ceremonia inaugural dos veces y le han ofrecido volver a serlo, pero todavía no ha respondido y ha dicho que podría dejar que otra persona reciba ese honor. Ganó la medalla de oro de dobles en pareja con Stanislas Wawrinka en Beijing hace cuatro años.

La medalla dorada de singles sería un regalo ideal para alguien que lo tiene todo. Y tendría un sabor especial, pues llegaría en el sitio donde se alzó con su primer título de grand slam, el de Wimbledon del 2003.

Su nuevo éxito en Wimbledon le permitió volver a la cima de la clasificación e igualar el récord de Pete Sampras de 286 semanas como número uno del mundo.

“Obviamente, los Juegos Olímpicos son el próximo objetivo”, expresó Federer durante una entrevista de 15 minutos.

“Iba paso a paso. Quería jugarme el todo por el todo en Wimbledon, tomarme un descanso, volver a trabajar e ir a las olimpiadas, donde ojalá pueda jugar bien”, subrayó.

Los organizadores comenzarán a apropiarse del All England Club y a prepararlo para la justa olímpica.

Ayer ya había mucha actividad. Se desarmó un gigantesco tablero electrónico y se estaban deshaciendo de flores viejas. Se levantaba asimismo un comercio con paraguas y otros objetos alusivos a Wimbledon.

“Pareciera que van a cambiar todo. Va a ser algo distinto. El personal va a cambiar”, comentó Federer. “Uno se encuentra con caras conocidas. Esta vez no van a estar. Será una pequeña decepción. Pero estoy seguro de que el Comité Olímpico Internacional va a hacer que todo funcione bien”.