Aumenta el disgusto entre portugueses

Médicos y profesores realizan huelga en capital lusa por recortes

Aumenta  el disgusto entre  portugueses
Multitudinaria protesta liderada por profesores molestos con los recortes a sus prestaciones y a la educación en general.
Foto: EFE

Médicos y profesores realizan huelga en la capital lusa

LISBOA, Portugal (EFE).- Miles de profesores portugueses desfilaron ayer por el centro de la capital lusa para reclamar mejoras laborales y protestar contra los recortes en la educación mientras los médicos lusos realizaban la segunda jornada de una huelga nacional.

La Federación Nacional de Profesores (Fenprof), uno de los principales sindicatos de los docentes lusos, se queja de la reducción de centros, personal y servicios educativos que sufre el país por la política de austeridad.El Gobierno conservador luso, acuciado por una grave crisis económica y la presión de los mercados de deuda, ha adoptado este año una fuerte reducción del gasto público para cumplir las condiciones del rescate financiero de la UE.

La Fenprof le acusa de recortar excesivamente los fondos del sector y de poner en riesgo el sistema educativo con cambios en los programas educativos y las carreras profesionales del personal docente.

El descontento de los profesores se había manifestado con fuerza ya años antes de la llegada al poder del actual Ejecutivo de Pedro Passos Coelho, en junio de 2011.

El anterior Gobierno socialista fue también muy criticado por el cierre de escuelas rurales y la creación de un sistema de evaluación de los profesores que causó una de las mayores manifestaciones que se recuerdan en Lisboa, a la que acudieron cerca de cien mil personas.

La asistencia a la protesta de ayer, que concluyó ante las puertas de la Asamblea legislativa, fue mucho menor pero coincidió con la segunda jornada de una huelga nacional de médicos descontentos también con los recortes en sus honorarios. Los sindicatos y los partidos de la izquierda han arreciado en las últimas semanas las críticas en el Parlamento y en la calle contra la política de austeridad de Passos Coelho.

Sin embargo el primer ministro ratificó el miércoles que está decidido a dar prioridad a la reducción del déficit fiscal comprometida en el rescate financiero.