El ‘Piojo’ explica revés en Clásico

Herrera dice que para América fue sólo un amistoso

Guía de Regalos

MÉXICO, D.F.- Consciente de que la afición no perdona las derrotas a pesar de que sean juegos amistosos, como sucedió el miércoles ante Cruz Azul (2-1), Miguel Herrera, técnico del América, llamó a la calma y apuntó que su equipo llegará sin pretextos y en un nivel óptimo al inicio del torneo. Por ahora, terminarán de afinar detalles en el último juego de preparación ante Morelia el próximo domingo.

“Sabemos que el América es un equipo que cualquier partido siempre le pondrán peros, habrá la exigencia de ganar, y más un clásico, aunque lo hemos hablado bien con la directiva, estos partidos de preparación son para eso, para llegar a bien al torneo y que no tengamos pretextos”, aseguró el “Piojo” al diario La Opinión de Los Ángeles.

El timonel de las Águilas fue expulsado en el amistoso ante los celestes el miércoles en el Cotton Bowl por reclamar airadamente al árbitro algunas de sus decisiones al final del primer tiempo.

Sin embargo, Miguel Herrera mantiene firme su compromiso con la directiva de que será un técnico que esté en la banca y no en la tribuna durante el torneo.

“Las expulsiones del torneo pasado fueron muy bien analizadas, y en ninguna de las dos hice aspavientos como para que el árbitro tomara esas decisiones. Tataremos de trabajar lo mejor posible y voy a concentrarme para estar todo tiempo en la cancha, si el equipo lo hace bien, trabaja y juega bien, es lo mío, pero también no puedo manejar a los árbitros para que no cometan sus errores siempre contra mí”.

Herrera explicó que el juez central del cotejo ante La Máquina, Jorge Luna, lo sacó de sus “casillas” porque fue prepotente y quiso discriminarlo.

“A tan poco tiempo de iniciar un torneo tienes que cuidar a los jugadores, y la integridad es lo más importante cuando no hay nada en juego y es simplemente preparación. Las patadas que estábamos recibiendo ayer [el miércoles] eran duras, arteras. Así que fui y se lo dije al árbitro”, señaló.

“Primero me contestó en español, muy altanero, que no le dijera nada, y cuando le pedí de favor que cuidara a los jugadores empezó a hablar inglés, y es cuando se calienta uno y dices: ‘A ver, espérame, tienes el nopal en la cabeza igual que nosotros, no te agrandes’. Son las cosas que a uno le molestan, la altanería y estos árbitros tan desastrosos”, sostuvo.