Advierten de un nuevo ‘Carmagedón’

Se advierte a los conductores de LA que se preparen para el "Carmageddon II"

Advierten de un nuevo  ‘Carmagedón’
El nuevo cierre de la 405 que durará 53 horas, será durante el fin de semana que comienza el 29 de septiembre.
Foto: archivo / La Opinión

(AP) — ¿Se acuerda del “Carmagedon”? Ahora prepárese para la continuación.

Las autoridades urgieron ayer a los conductores del Sur de California a permanecer alejados de las rutas cuando se clausure este otoño una sección de 10 millas en la transitada Autopista Interestatal 405.

Las cuadrillas estarán desmontando un puente en el Paso Sepúlveda, que conecta al Oeste de Los Ángeles y al Valle San Fernando y por donde pasan 250,000 automóviles al día los fines de semana.

El cierre de 53 horas durante el fin de semana comenzará el 29 de septiembre.

Cuando se cerró la autopista en julio de 2011 para llevar a cabo la primera mitad de la demolición, a las autoridades les preocupaba que como consecuencia se creara un embotellamiento de tránsito tan monumental que trancara a toda la ciudad.

A este posible desastre lo llamaron “Carmagedon”.

Sin embargo, los conductores prestaron atención a la importante campaña de información pública y se mantuvieron alejados de las rutas. El tránsito durante ese fin de semana fue más tranquilo de lo normal y no hubo problemas graves.

Esta vez, las autoridades del tránsito han vuelto a inundar los medios de comunicación con advertencias por adelantado semejantes, en las que urgen a los conductores a cumplir con las indicaciones.

Planifiquen un “fin de semana con pocos o sin automóviles para pasar con familiares y amigos”, señaló el alcalde Antonio Villaraigosa.

“Tengo plena confianza en que lo volveremos a lograr sin problemas”, dijo Zev Yaroslavsky, supervisor del Condado Los Ángeles y miembro de la junta de la Autoridad de Transporte Metropolitano (MTA, en inglés) del Condado Los Ángeles. “Hagamos que esta sea otra experiencia del tipo ‘Carmageddon-Schmarmageddon’ para todos”.

Las obras del año pasado finalizaron temprano, pero las autoridades señalaron que no hay posibilidades de que esto vuelva a ocurrir, ya que se deben realizar más trabajos de demolición.

La demolición del puente forma parte de un proyecto de renovación de mil millones de dólares que incluye una nueva senda para vehículos con varios pasajeros. Otra parte del proyecto incluye la demolición de ocho rampas de la autopista.

En junio, las cuadrillas clausuraron dos rampas, y las demás se clausurarán en etapas en los próximos meses.

Si bien algunos pronosticaron que habrá embotellamientos en las rampas, a la fecha no se han registrado problemas graves.