Mayordomo pasa a arresto domiciliario

Enjuiciamiento o absolución le espera al ayudante de Benedicto XVI
Mayordomo pasa a arresto domiciliario
El Papa, acompañado de Gabriele (i), en un acto en mayo.
Foto: Archivo AP

CIUDAD DEL VATICANO, Italia (EFE).- Las autoridades judiciales vaticanas impusieron ayer el arresto domiciliario al mayordomo del Papa Benedicto XVI, el italiano Paolo Gabriele, quien ha estado detenido desde el pasado 24 de mayo acusado del robo de documentos confidenciales de la Santa Sede.

El portavoz del Vaticano, el jesuita Federico Lombardi, explicó en una nota que el juez instructor del Tribunal de la Ciudad del Vaticano que lleva el caso, Piero Bonnet, consideró tras el interrogatorio de ayer que no es necesario mantener al acusado bajo detención y le impuso a cambio el arresto domiciliario.

Lombardi agregó en su comunicado que Gabriele permanecerá en su casa junto con su familia hasta que el juez de otra orden. Explicó que los próximos pasos del proceso serán el posible enjuiciamiento del mayordomo del Papa o que el juez considere su absolución.

Asimismo, Lombardo anunció que la Comisión Cardenalicia, presidida por el español Julián Herranz y creada en abril para esclarecer el robo y filtración de cientos de documentos privados, ya entregó su informe a Benedicto XVI.

Gabriele ha sido sometido desde su arresto a varios interrogatorios, y el pasado 11 de junio sus abogados pidieron al juez instructor su puesta en libertad.

El escándalo de las filtraciones de documentos reservados de la Santa Sede se desató a principios de año, cuando una televisión italiana sacó a la luz unas cartas enviadas a Benedicto XVI por el nuncio en EEUU, Carlo María Vigano, en las que denunciaba la “corrupción, prevaricación y mala gestión” en la administración vaticana.

El 19 de mayo pasado se publicó el libro Sua Santita, de Gian Luigi Nuzzi, con un centenar de nuevos documentos filtrados desde el Vaticano que desvelan supuestas tramas e intrigas en el pequeño Estado, y cinco días más tarde fue detenido Gabriele. Por el momento él es el único detenido por este caso, en el que se sigue buscando al llamado “cuervo” o “cuervos” vaticanos, los autores de la filtración de estos documentos.