Fue un concierto mágico

Dudamel y Blades triunfan en evento musical
Fue un concierto mágico
Rubén Blades y Gustavo Dudamel (der.) durante el concierto del domingo.
Foto: EFE

CARACAS, Venezuela.- El cantautor panameño Rubén Blades acompañado del joven maestro venezolano Gustavo Dudamel presentó el domingo su obra Maestra Vida, un drama musical salsero, en un concierto deslumbrante que reunió en Caracas a más de 140 músicos y voces ante más de 200,000 personas.

“Es para mí un orgullo y privilegio realizar este concierto junto al maestro Dudamel y está gente desbordante talento. Estoy viviendo un sueño”, dijo Blades a la prensa durante un ensayo.

El músico y actor panameño, de 64 años, uno de los más representativos cantautores de poesía urbana, recordó que “cuando hicimos Maestra Vida”, un álbum doble grabado en estudio en 1980 bajo la producción del puertorriqueño Willie Colón, “tenía yo 32 años”.

“Estaban muy frescos los éxitos de Metiendo Mano y Siembra [sus dos primeros larga duración con el afamado músico boricua]… nunca pensé en repetirlo tantos años después. Estoy muy agradecido”, añadió.

En la nueva presentación de su ópera-salsera tuvo un lugar de privilegio la potente musicalidad imprimida por Dudamel y la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, además de una depurada prosa.

Se prescindió en está ocasión de los sonidos urbanos y de las palabras soeces, el lenguaje prepotente de los personajes varones de la respecto de las mujeres y la homosexualidad que signaron la obra original y que provocó en su momento la difusión de los temas fuesen prohibidos en muchos países de la región.

“Maestra Vida es una obra única, que sigue vigente. Son historias cotidianas y lo más importante es que es una historia con la que la gente se puede sentir identificada”, dijo Dudamel a la prensa.

Dudamel, director de la Orquesta Filarmónica de Los Angeles, no sólo creció escuchando a Mozart, Mahler y tantos otros compositores clásicos; sus primeros contactos con la música incluyeron escuchar en su hogar “salsa brava”.

“Yo llevo la salsa en las venas al igual que mi padre”, manifestó.

Su padre Óscar Dudamel se enamoró del trombón a los diez años al ver en televisión a Willie Colón interpretando La Murga de Panamá y desde entonces no pierde oportunidad de tocar en público los temas que hicieron famosa la dupla de Colon y el cantante Héctor Lavoe.

“Esta obra la estamos haciendo en una dimensión totalmente distinta a lo que es la salsa, pero no es extraño para ninguno de nosotros. La música es una sola y es universal, eso es más evidente en Venezuela, por lo tanto los intérpretes de una orquesta clásica también tienen la capacidad de ejecutar un género como la salsa, es algo que se siente”, agregó.

La narración estuvo a cargo del afamado salsero, quien durante la velada presentó cada uno de los distintos actos de que se compone su melodrama salsero.