Angelinos comienzan a disfrutar de nuevo parque

Personas de diferentes partes del condado y ugares vecinos, se dieron cita en el Grand Park
Angelinos comienzan a disfrutar de nuevo parque
Los niños corretean y juegan felices con los chorros de agua en los alrededores de la fuente principal de Grand Park.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

¿A quién no le gustaría pasar un día divertido bailando Zumba y observando a los niños jugar en fuentes de agua, combatiendo el calor del verano?

Eso es lo que hicieron muchos angelinos el día de ayer. Personas de diferentes partes del condado e incluso de lugares vecinos, se dieron cita en el recién inaugurado Grand Park del centro de Los Ángeles, con la curiosidad de conocerlo y disfrutar del lugar.

“Yo recomiendo que todos vengan a disfrutar este lugar sano, agradable y accesible porque está en el mero centro de la ciudad y aquí convergen todos los buses “, dijo María Pérez Morales, quien vive en las cercanías de la Cesar Chávez y Hill y aprovechó para visitar el parque en compañía de sus hijas y tres nietos.

A medida que avanza el verano, los habitantes de la ciudad buscan lugares donde pasar un día diferente con sus familias, por lo que la oportunidad de conocer el nuevo parque fue una excusa para disfrutar de un rato al aire libre, hacer un picnic o simplemente sentarse a observar como el resto de la gente se divertía, especialmente los niños.

La multitud que se concentró en el Grand Park pudo apreciar lo que el parque les puede ofrecer.

Personas pertenecientes a los diferentes grupos culturales que conforman la población del sur de California tuvieron la oportunidad ver a sus hijos disfrutar de un refrescante “baño” al lado de la fuente mientras tomaban fotos, felices de poder ofrecerles un rato de distracción.

“Este parque es maravilloso, ver a las personas reunirse, una diversidad de edades y culturas”, dijo Anita Buildying, maestra de preescolar en Inglewood. “Necesitamos más lugares como éste para que las personas se reunan, especialmente para que los niños se reunan y bailen. Eso los mantiene saludables”.

Y bailar haciendo ejercicios es lo que muchos pequeños hicieron mientras sus padres los observaban atentos. Incluso grupos de estudiantes pertenecientes a escuelas del lugar, se dieron un paseo como parte del programa de verano.

Algunos de los niños expresaron su satisfacción por el parque y señalaron que pedirían a sus padres que los trajeran con más frecuencia al mismo.

Pero no solo habitantes del área se hicieron presentes en el parque. Personas de South Bay, Manhanttan Beach e incluso Salt Lake City, UT, fueron al parque atraídos por la curiosidad o por referencia de otros amigos.

“El parque es maravilloso y estoy disfrutando viendo bailar a las personas”, dijo Diane, quien no quiso dar su apellido. Ella estuvo acompañada por su nieta, con quien había estado en Big Bear y se disponían a proseguir hacia Las Vegas.