GIRALDO EN 3 Y 2 Viejo debate sobre beisbol olímpico

Los Juegos Olímpicos a pleno y los fans del beisbol sonando en la redes sociales el tema de por qué el principal deporte de Estados Unidos no tiene un lugar en la cita máxima del deporte.

Hagamos memoria.

El beisbol fue deporte olímpico desde 1992 y hasta Beijing 2008. Cuba ganó el oro en 1992, 1996 y 2004. Estados Unidos ganó en Sydney 2000 y Corea del Sur en 2008.

Jacques Rogge, el presidente del COI, dice que no es un deporte masivo en muchos países, que es el criterio predominate para incluirlo o excluirlo.

No al beisbol porque no abarca un margen grande en la geografía universal, pero en cambio en los actuales Juegos está el bádminton, esgrima, hípica, vela, tenis de mesa, tiro con arco, taekwondo, piragüismo.

Y para 2016 esperan turno golf y rugby.

Creen Rogge y su séquito de burócratas panzones que bádminton, vela, taekwondo y tiro con arco son deportes masivos. Creen que voley de playa y remo tienen una gran convocatoria universal.

Y qué tal si nos detenemos en el marco de gravitación socioeconómica que supone el deporte de élite en los años de la mercadotecnia sin fronteras.

Sólo un mundial de futbol genera más millones que el beisbol, pero lo hacen cada 4 años. El beisbol, año a año, genera una dinámica económica de trascendencia innegable y lo juegan en unos 20 países (entre ellos China, Japón y Estados Unidos) y lo practican las clases sociales media y baja. La gente más pobre y de menos oportunidades.

Para batear o fildear todo lo que necesitas es un garrote parecido a un bate y una pelota que puede ser de trapo. Restos de sus miserias.

Rogge y a sus amigos de la élite social europea saben por supuesto lo que vale un equipo para el golf. El equipamento para piraguismo. Y, sí, los caballos para practicar hipismo.

En la contravía se dice que la MLB no ha colaborado, porque en el verano de cada cuatro años está en acción el calendario regular y no podrán ir las grandes estrellas. Y ¿qué tal si Bud Selig – y su séquito de panzones- obligan a que presten por dos semanas a un grupo de 25 peloteros,a sí como la FIFA obliga a que Neymar esté en la Olimpiada aunque Santos lo quiera en su torneo local?

Falta gerencia de proyectos y capacidad de gestión, pero sobre todo sentido común. Ese día, cuando los impúdicos Selig y Rogge lo decidan, el beisbol y el softbol podrán volver a los Juegos Olímpicos.