San Onofre volvería a funcionar a fin de año

La Southern California Edison podría revivir la planta nuclear que ha estado clausurada por seis meses.
San Onofre volvería a funcionar a fin de año
Si ocurriera algo terrible en la planta ocho millones de personas residen en el radio de potencial impacto.
Foto: Archivo

LOS ANGELES (AP) – El operador de la problemática planta de energía nuclear de San Onofre aseguró a los reguladores estatales que los reactores dañados pueden reiniciarse a finales de año, según documentos obtenidos ayer por The Associated Press.

Las fechas tentativas son el 18 de noviembre “para la Unidad 2 del reactor y el 31 de diciembre por su hermana, la Unidad 3”, y da un vistazo a cuándo la Southern California Edison, podría revivir la planta que ha estado clausurada por seis meses.

La portavoz de Edison, Jennifer Manfre, aseguró que las fechas se presentaron a los directores de energía del Estado para planificación, y podrían ser cambiadas. Las fechas no representan una solicitud para reiniciar el reactor, misma que debe ser presentada a la Comisión Reguladora Nuclear (NRC, por sus siglas en inglés).

La agencia federal ha detallado una serie de pasos que la compañía debe cumplir antes de que se considere la posibilidad de reiniciar los reactores, ubicados a lo largo de una franja de playa entre San Diego y Los Ángeles.

Documentos de la compañía muestran que Edison informó al personal de la Comisión de Servicios Públicos de la “vuelta al servicio” el 23 de julio. Las fechas son necesarias para la planificación por parte de la agencia que opera el sistema estatal de energía al por mayor, el Operador del Sistema Independiente de California.

Hoy, funcionarios de la compañía esperan la liberación de tres meses de datos financieros y datos técnicos de la planta junto al mar, lo que podría ser un paso previo para buscar la aprobación de la NRC para un reinicio a finales de este año. Funcionarios de la compañía han sugerido anteriormente que uno o ambos reactores podrían funcionar a potencia reducida para reducir la vibración que ha sido perjudicial en la tubería que transporta agua radiactiva.

El problema comenzó a desarrollarse en enero, cuando la Unidad 3 del reactor fue cerrada como medida de precaución después de que se rompiera un tubo. Algo de radiación se escapó en el momento, pero los funcionarios dijeron que no había peligro para los trabajadores o vecinos. La Unidad 2 había sido puesto fuera de línea a principios de ese mes para darle mantenimiento, pero después los investigadores encontraron un desgaste inesperado en las puntuaciones de los tubos dentro de las dos unidades.

Una investigación federal de tres meses culpó a un análisis realizado por una computadora estropeada de fallas en el diseño del generador que finalmente dieron lugar a un desgaste excesivo en decenas de tubos de aleación. Edison ha tratado de determinar cómo corregir el problema, mientras que los activistas ambientales han presentado a la planta como un desastre en su diseño.

Alrededor de 7.4 millones de californianos viven a menos de 50 kilómetros de San Onofre, que puede abastecer a 1.4 millones de hogares.

Los generadores, que se asemejan a enormes bocas de incendio de acero, son una de las piezas centrales de los equipos en una central nuclear. En San Onofre, cada uno de ellos se encuentra a 65 metros de altura, pesa 1.3 millones de libras, tiene 9,727 tubos en forma de U en el interior, cada uno de tres cuartos o una pulgada de diámetro.

Si se rompe un tubo, existe la posibilidad de que la radiactividad escape a la atmósfera. Fugas graves también puede drenarse al agua de refrigeración de un reactor.