Zapatos para la escuela

Comienza otro ciclo escolar y además de los uniformes y útiles escolares, hay que poner atención al calzado de los niños

Cuando se trata de comprar zapatos para sus hijos, hay tantos estilos diferentes disponibles, que a veces puede ser difícil determinar cuál escoger. Lo más importante a tener en cuenta es la necesidad del soporte adecuado para los pies de su hijo durante los años de crecimiento infantil.

El pie de una persona crece hasta que cumplen los 18 años, y el desarrollo más importante ocurre en los primeros siete años. A continuación le brindamos una breve explicación sobre cuán rápidamente crecen los pies de los niños:

Menores de 12 meses de edad, cada 2 meses.

De 12 meses a 2 años y medio de edad, cada 3 meses.

De 2 y medio a 4 años de edad, cada 4 meses.

De 4 a 6 años, cada 6 meses.

Los zapatos que no calzan correctamente, pueden ser incómodos y no saludables. Por eso es importante siempre medir los pies del niño antes de comprarle zapatos. Cada zapato se ajusta de manera diferente, así que no compre zapatos basándose únicamente en el tamaño impreso en la caja de zapatos. Asegúrese de que el niño se pruebe todos los tenis y zapatos de su elección, y observe cómo camina para asegurarse de que se siente cómodo y le ajustan correctamente.

Cuando encuentre un zapato que le guste a su hijo, examinelo detenidamente. Expertos de la American Podiatric Medical Association (APMA), que se especializan en salud y desarrollo del pie, recomiendan que busque las siguientes características en los zapatos:

Flexibilidad. Por lo general, cuanto más joven sea el niño, las suelas del zapato debe ser más delgadas y flexibles. La suela debe ser flexible y fácil de doblar en su mano sin esfuerzo. Debe doblarse con los dedos del niño, donde está el centro de apoyo del pie al dar el paso, en lugar del centro del zapato.

Espacio para los dedos del pie. Mientras su hijo está de pie, el espacio del zapato entre el dedo más largo y la parte delantera del zapato debe tener por lo menos media pulgada libre. El área del zapato justo debajo de los cordones debe arrugarse cuando los niños den un paso.

Materiales. La parte superior del zapato debe de ser de materiales transpirables como el cuero, en lugar de materiales sintéticos. Las plantillas deben ser acolchonadas para mayor comodidad. Examine el interior del zapato por irregularidades en la costura, pegamento o grapas. El soporte para el talón debe de ser rígido para brindar firmeza al caminar, para comprobarlo, presione ambos lados del talón, el soporte no debería perder la forma.

Para aprender más y encontrar una tienda cerca de usted, visite: http://www.striderite.com/. Para más información sobre APMA, visite: http://www.apma.org/.