Barsa tiene un examen difícil

El PSG de Francia va con todas sus nuevas estrellas ante el cuadro catalán

Guía de Regalos

Barsa tiene un examen difícil
El delantero sueco Zlatan Ibrahimovic, con el balón, entrena junto a sus compañeros del PSG, que hoy recibe al Barcelona de España.
Foto: EFE

PARIS, Francia [EFE].- El Barcelona jugará hoy en Francia su tercer partido amistoso de la pretemporada, ante el París Saint-Germain, que este verano ha subido como la espuma en las opciones de convertirse pronto en uno de los grandes de Europa, merced a los dispendios que están efectuando sus propietarios cataríes.

Esta temporada, con el delantero sueco Zlatan Ibrahimovic y el central brasileño Thiago Silva, el equipo parisino pretende entrar en Europa con el paso firme y hoy tendrá la oportunidad de medirse a uno de los grandes, el Barcelona de Tito Vilanova, quien a diferencia de su homólogo en el PSG, el italiano Carlo Ancelotti, tiene que trabajar con casi los misma plantilla de la temporada pasada.

Para el choque en el Parque de los Príncipes, el nuevo preparador catalán ya podrá contar con más jugadores que en el último encuentro, en Marruecos, donde el Barsa fue con lo justo de jugadores del primer equipo para medirse al Raja de Casablanca al que goleo 8-0 después de haber debutado la semana anterior en Hamburgo con otra victoria de 2-1.

El regreso del grueso de internacionales que ganaron la Eurocopa permitirá al técnico exhibir por primera vez a un conjunto azulgrana que se asemejará bastante al que pondrá en marcha dentro de un par de semanas en el inicio de la Liga.

Carles Puyol, que el pasado lunes recibió el alta, entró en la convocatoria, lo mismo que los internacionales españoles que ganaron la pasada Eurocopa y los olímpicos Martín Montoya y Cristian Tello, quienes regresaron ayer de Londres.

Jordi Alba, tercer azulgrana que disputó los Juegos Olímpicos, recibió cinco días de vacaciones por parte del técnico.

Tampoco viajó a París el brasileño Adriano Correia, con un esguince en el tobillo izquierdo, ni por supuesto los lesionados de larga duración que tiene la plantilla: David Villa, Isaac Cuenca, Andreu Fontàs y Thiago Alcántara.

El Barsa se medirá ante un equipo que quiere decir mucho en la Liga 1 francesa y en Europa, después de años vagando por las medianías de la clasificación.

Con tres exbarcelonistas en el ataque (Ibrahimovic, Motta y Maxwell), el Barsa se examinará ante un equipo que empezará el próximo fin de semana la Liga y que espera dar un salto de mucha calidad, aunque este verano aún no ha ganado ni un solo partido.

Esta será la primera vez que el brasileño Maxwell Scherrer se enfrentará al Barcelona desde que dejó el equipo hace medio año, mientras que “Ibra” con el Milan el año pasado, lo hizo en dos ocasiones.

El encuentro del Parque de los Príncipes, para el que ya se han agotado las entradas, será la prueba de fuego para el PSG tras el fichaje este verano de Zlatan Ibrahimovic.

El sueco, que cobrará unos 17 millones de dólares por temporada, se ha convertido en la tan deseada estrella internacional del nuevo proyecto del PSG, que aspira a situarse a la altura de los grandes de Europa.

El delantero sueco ya se estrenó como goleador con el club parisino en su debut con el PSG durante el partido contra el DC United de Washington, uno de los tres empates que el PSG ha cosechado en sus partidos de pretemporada.

El equipo que dirige Carlo Ancelotti empató también contra el Chelsea inglés (1-1) en Nueva York y, antes, contra el CSKA de Moscú (2-2), en la localidad austríaca de Hartberg, con lo que lo dueños cataríes del club, que han invertido unos 200 millones de dólares en fichajes en dos temporadas, aún no han visto ganar a su equipo este verano.