Dan el último adiós a Lupe Ontiveros

Fue una activista de la lucha contra la violencia doméstica y vocera para evitar la propagación del virus VIH
Dan el  último adiós a Lupe Ontiveros
Familiares cargaron el féretro de Ontiveros a la iglesia Saint Hilary. La actriz perdió su batalla contra el cáncer.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Lupe Ontiveros, más que un servicio fúnebre, recibió anoche un homenaje de amor, por ser una mujer comprometida con la comunidad latina, con su familia y no solo una actriz de pantalla.

“No pensé que fuera tan famosa”, expresó su esposo Elías Ontiveros. “Ahora que veo a tanta gente y tantos amigos famosos, me doy cuenta que sí lo era”.

La vecina de Pico Rivera –donde vivió desde que llegó de El Paso, Texas-, fue una activista de la lucha contra la violencia doméstica, una vocera para evitar la propagación del virus VIH y una guerrera por conseguir el respeto de los actores latinos en Hollywood.

La actriz de raíces mexicanas recibió el jueves por la noche en la iglesia St. Hilary, localizada en su barrio, la primera de sus despedidas luctuosas. Llegaron sus familiares, los amigos entrañables como Edward James Olmos, quien estuvo junto a ella hasta su ocaso y algunos vecinos.

Ontiveros no pudo ganarle la batalla a un cáncer hepático que le fue diagnosticado en diciembre de 2011. Murió el jueves pasado a los 69 años de edad.

“Su muerte fue muy inesperada”, explicó su hijo Elías Jr. “Nos enteramos muy tarde de lo que padecía porque ella así lo decidió”.

El actor Edward James Olmos, reveló que Ontiveros tenía la esperanza de ganarle la batalla al cáncer y siempre se mostró muy positiva.

“Ella quería vivir, creía que le iba a ganar la batalla [al cáncer] y estuvo siempre con ese ánimo”, dijo Olmos.

El féretro blanco, con el cuerpo de la actriz, llegó poco antes de que iniciara la ceremonia. Fueron dos de sus hijos y dos amigos muy cercanos quienes cargaron el ataúd.

Ahí había gran cantidad de arreglos florales, que se mezclaban con gardenias, las preferidas de la actriz.

Ontiveros, nacida en Texas, tenía 35 años de trayectoria artística. Fue nominada al Oscar por su rol de “La Nacha” en el filme El Norte; también recibió una nominación al Emmy por su participación en Desperate Housewives; fue fundadora del Latino Theater Company y se unió a varias causas sociales.

Hoy a las 10:00 a.m., habrá una misa en su honor y su cuerpo será sepultado en el cementerio Rose Hills de Whittier.

“Fue una gran mujer”, expresó su esposo. “Ella siempre fue muy sencilla y era la misma Lupe tanto en la casa como afuera. Trabajaba mucho y a veces hasta nos enojábamos porque siempre estaba ocupada”.

“Trabaja muchas veces gratis, no le pagaban y yo le decía que no hiciera eso, pero ella siempre quiera dar su aportación”, expreso su esposo, quien estaba acompañado de sus tres hijos, Nicolás, Alejandro y Elías.

Entre los asistentes a la iglesia, se pudo observar a muchos líderes –sobretodo latinos- que representan diversas organizaciones, algunas de ellas que Ontiveros siempre apoyo en sus causas.

La legendaria activista Dolores Huerta, reconoció que Ontiveros fue siempre una mujer dedicada al activismo.

“Cuando le pedíamos que nos apoyara en una marcha o en acción que tenía que ver con los campesinos, ella con su gran sonrisa siempre decía que si”, expresó Huerta.

Ontiveros quien luego de 18 años como trabajadora social, se inició como extra en el cine, en su mayoría – más de 150 veces – realizando personajes de criada tanto en filmes y series de televisión. Pero alcanzó reconocimiento internacional cuando el productor Gregory Nava, con quien ya había trabajado en cintas como El Norte y Mi Familia – la seleccionó para hacer el personaje de Yolanda Saldivar, la asesina de la cantante Selena, largometraje que lleva el mismo nombre.

Hoy a las 10:00 a.m., se celebrara una misa en su honor y luego, su cuerpo será sepultado en el cementerio Rose Hills de la ciudad Whittier.

Además de su esposo y sus hijos a Ontiveros le sobreviven sus dos nietas.