Juan Soler, un artista muy familiar

Luego de un año sabático y un cambio radical en su vida, el actor Juan Soler retoma su carrera.
Juan Soler, un artista muy familiar
Soler dijo que su próximo proyecto actoral comenzará en septiembre en Los Ángeles, con una obra de teatro que recorrerá varias ciudades del país.
Foto: Suministrada

Juan Soler no se alejó de la televisión por capricho, cansancio o porque las telenovelas dejaran de interesarle -como mucho se dijo-. Hubo un motivo: su familia.

El actor argentino, nacionalizado mexicano, se tomó simplemente un año de descanso porque comentó, quería recuperar el tiempo que les ha quitado a sus hijas Mía y Azul, y a su esposa, la también actriz Maki Moguilevsky, por cuestiones laborales.

“Me tomé un tiempo sabático y lo hice porque puedo, porque quiero y porque se lo debía a mi familia”, explicó en entrevista con ¡hola LA!. “Para mi era un privilegio enorme poder hacer esto”.

Soler aclaró que nunca dejó la actuación, ni anunció tal decisión de no hacer más telenovelas.

“Es de lo que vivo, es mi profesión y el motor de mi vida profesional”, comentó el protagonista de Cuando me enamoro (2010). “Pero Juan Soler por su lado también tiene prioridades de corte mucho más profundo, y entre eso está mi familia”.

Después de ese tiempo de descanso, el actor no sólo ha retomado su carrera, sino también se ha unido a la campaña Cuídate corazón, con la empresa de cereales Honey Nut Cheerios, para persuadir a los hispanos a tomar medidas para prevenir enfermedades del corazón.

“Tengo un profundo respeto por la sociedad, por los valores y uno de ellos es mi familia”, expresó. “Me siento muy identificado con esta campaña y así como yo alimento a mis hijas, me gustaría que toda la comunidad también alimentara a los suyos de esa manera”.

Debido a esa importancia que tienen sus hijas y su esposa en su vida, Soler tomó otras decisiones: dejar la Ciudad de México, el país donde realizó una carrera muy sólida en la actuación, para radicarse en Miami, Florida, donde lleva viviendo cuatro meses.

“Nos salimos de México para darles una mejor calidad de vida a mis hijas”, dijo el actor.

La decisión que tomó junto con su esposa, aseguró, no está basada específicamente en la violencia que se vive en México, sino en un conjunto de factores como la contaminación, la altura de la ciudad -con respecto al nivel del mar- y el tráfico vehicular.

Soler reconoció que las decisiones de tomarse un año sabático -cuando su carrera estaba en la cúspide- y radicarse en otro país, tienen un costo profesional, que lo asumió por su familia.

“Sé que ese tiempo y la mudanza van a hacer que yo pierda muchas oportunidades, pero mi objetivo principal es mi familia”, dijo el actor, quien también es padre de una hija fuera del matrimonio llamada Valentina. “Nunca soñé en tener la familia que ahora tengo”.

Por ese mismo valor que le da a la familia, Soler dice que aceptó formar parte de esta campaña educativa, “porque no hay nada mejor que gozar de una familia sana”.

El actor anunció que aunque por el momento no tiene ofertas para realizar alguna telenovela en este país, su próximo proyecto actoral comenzará en septiembre cuando visite Los Ángeles, para presentar una obra de teatro, que recorrerá varias ciudades del país.