Paralizada huelga del metro en Argentina

Sus trabajadores exigen un aumento salarial
Paralizada huelga del metro en Argentina
El paro de los trabajadores del metro en Argentina continuará.
Foto: EFE / Leo La Valle

Buenos Aires.- El servicio del metro continuaba paralizado el viernes a causa de una huelga iniciada hace siete días por sus trabajadores en reclamo de un aumento de salarios, en el mayor conflicto gremial del sector de los últimos 20 años y que no vislumbra una pronta solución.

La medida de fuerza, iniciada el sábado, afecta a un millón de usuarios que viajan diariamente por las seis líneas de subterráneos y de premetro (tren de superficie), los que se vieron obligados a utilizar otros medios de transporte públicos, como autobuses.

Néstor Segovia, delegado gremial de los trabajadores, informó el viernes a los periodistas que las negociaciones con la empresa no avanzaron y por lo tanto “no vamos a levantar el paro, vamos a seguir 24 horas más”.

Los trabajadores del metro reclaman un aumento salarial del 28% al cual la empresa concesionaria del servicio, Metrovías, todavía no dio respuesta.

La compañía aduce que no puede costear la suba mientras el gobierno de Cristina Fernández y el del alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, no se pongan de acuerdo en la disputa que mantienen desde hace meses por el control del servicio.

Si bien el servicio está privatizado, los recursos para el pago de salarios de los trabajadores y el mantenimiento de las formaciones son girados por la Nación a través de subsidios a condición de mantener la tarifa a un precio accesible. La administración central ha dejado de enviar esos fondos por considerar que el servicio es responsabilidad del alcalde.

“A esta altura, me queda claro que el conflicto del subte es cien por ciento político. Estos delegados responden a la señora presidenta”, denunció Macri en rueda de prensa. “Esto ya no es una cuestión de traspaso. Esto es una vocación de someter a todo aquel que piense distinto”, agregó.

El gobierno nacional, encuadrado en el ala de centroizquierda del peronismo, anunció a fines del año pasado su voluntad de transferirle el servicio del metro a la ciudad, gobernada por la centroderecha.

La partes firmaron un acta de acuerdo en enero, pero al poco tiempo Macri dio marcha atrás argumentado que la administración central no le había transferido los fondos necesarios tal cual habían pactado. La presidenta cuestionó la actitud de su rival político y no aceptó la devolución, con lo cual el servicio está en manos de nadie.

“Quien resuelve esto no es nuestro problema… Hoy es viernes, sábado y domingo estamos disposición para que nos llamen y que el lunes haya subte (metro)”, advirtió Segovia.

Esta es la huelga más extensa desde que el servicio fue privatizado en 1991.

?>